El presidente palestino, Yaser Arafat, intensifica los contactos con Ahmed Qurea (Abu Ala), quien ayer volvió a presentar su dimisión como primer ministro por segundo día consecutivo, para intentar evitar que la actual crisis en los territorios se convierta en una revuelta interna, aunque no logró grandes avances.

Entretanto, se prevé que continúen las protestas en la franja de Gaza contra el nombramiento de Musa Arafat, sobrino del presidente palestino, como nuevo jefe de las fuerzas palestinas de seguridad, dentro de una serie de reformas hechas ayer por Arafat.

Arafat se reunió ayer con Ahmad Qurea (Abu Ala) hasta en dos ocasiones para encontrar una salida a la actual crisis, la más grave desde la creación de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en 1994. Por el momento, Arafat parece haber rechazado la dimisión y tiene previsto entrevistarse de nuevo con Abu Ala y con varios miembros del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Abu Ala presentó su dimisión como primer ministro de la ANP debido a la creciente inestabilidad en los territorios palestinos y la oposición de Arafat a reformar las fuerzas de seguridad.

Nuevas dimisiones

Además, la designación de Musa Arafat provocó ayer la dimisión del jefe de la Fuerza Naval palestina, y del presidente del Consejo Legislativo Palestino, Rauhi Fatuh, ayer.

Fuentes en la franja de Gaza informaron de que el jefe de los servicios secretos, Amin al-Hindi, y de las fuerzas de Seguridad Preventiva, Rashid Abu Shibak, presentaron también su dimisión. Las Brigadas de los Mártires de al-Aksa, brazo armado del movimiento oficialista de al-Fatah, volvieron a emitir ayer un comunicado, en el que expresaron su rechazo al nombramiento del sobrino de Arafat.

Según la octavilla, Musa Arafat "es considerado un símbolo de la corrupción" y por lo tanto su designación es repudiada.

"Pasar por alto la iniciativa del brazo armado de al-Fatah de expulsar a todos los símbolos de la corrupción es suficiente razón para formar una corte de justicia revolucionaria", afirma el documento.

El pasado viernes palestinos armados en la franja de Gaza secuestraron durante varias horas al jefe de la Policía palestina, Ghazi Yabali, por estar supuestamente implicado en escándalos de corrupción.

Los cambios hechos por Arafat en las fuerzas de seguridad son interpretados como un intento por apaciguar a la opinión pública tras percatarse del nivel de descontento en los territorios.

--

La imagen

Decenas de palestinos atacan la sede central de Inteligencia

Decenas de palestinos, entre ellos activistas armados, atacaron la pasada noche el cuartel de Musa Arafat en la ciudad de Rafah, en el extremo sur de la franja de Gaza y donde horas antes soldados israelíes mataron a balazos a un palestino.

Los agresores dispararon contra la sede de las fuerzas palestinas de Inteligencia Militar, que dirige el sobrino de Yaser Arafat, recién nombrado jefe supremo de las fuerzas de seguridad.

Según fuentes locales, la agresión ha provocado intercambios de fuego entre diferentes facciones palestinas.

Musa Arafat fue nombrado este sábado por decreto presidencial jefe supremo de las fuerzas palestinas de seguridad tras el secuestro el pasado viernes en la franja de Gaza del jefe de la Policía, Ghazi Yabali.

Los ánimos también estaban alterados ayer en la ciudad de Nablus, donde se llevaron a cabo los funerales por Yaser Tantawe, el joven palestino tiroteado este sábado por soldados del ejército israelí.