Cuatro técnicos franceses secuestrados en la noche de ayer en la Franja de Gaza fueron liberados después de varias horas de cautiverio y se encuentran en buen estado, según informaciones de fuentes de los cuerpos de seguridad palestina.

Los cuatro técnicos galos salieron por la puerta principal del edificio de la Media Luna Roja -equivalente a la Cruz Roja occidental- donde permanecían retenidos en la ciudad palestina de Jan Yunes, mientras que sus secuestradores, que pertenecen a las Brigadas del Mártir Abu Rish, lo hicieron por otra y desaparecieron.

Las Brigadas que llevaron a cabo el secuestro constituyen una de las bandas armadas del movimiento Al Fatah, que lidera el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat.

La ola de secuestros causó también la destitución de dos altos mandos de la seguridad palestina.

Los dos altos mandos son Rashid Abu Shabak, jefe de la Seguridad Preventiva (policía secreta), y Amin Al Hindi, jefe de los Servicios de Información, dijeron fuentes de la seguridad de la Autoridad Nacional Palestina.

La identidad de los secuestrados no ha sido facilitada pero se trata de técnicos que trabajan en la reconstrucción de infraestructuras eléctricas en esa región autónoma palestina.

El secuestro tuvo lugar en Jan Yunes, cerca del campo de fútbol, según algunas fuentes, en una cafetería, cuando varios individuos armados obligaron a los cuatro técnicos a entrar en un coche y desaparecieron de la zona.

Los captores trasladaron a los franceses a la sede local de la Media Luna Roja, donde se atrincheraron. Las fuentes añaden que los secuestradores no permitieron la entrada ni salida de personal de esa organización.

Los cuatro fueron liberados sin necesidad de negociación, ya que los secuestradores no presentaron demanda alguna a las autoridades.

Con el secuestro de los cuatro ciudadanos franceses fueron ya tres los secuestros que se produjeron en los territorios de Gaza durante la jornada de ayer, después de los de dos altos mandos de los servicios de seguridad palestina.

Uno de ellos, el jefe de la Policía, Ghazi Yebali, fue liberado a las dos horas tras la intervención de Arafat, quien prometió cesarlo y juzgarlo por sospechas de corrupción contra él. Esta serie de secuestros ha puesto de manifiesto, una vez más, el estado de anarquía que se vive en los territorios palestinos.