Al menos una persona murió y 572 fueron detenidas ayer durante una operación contra la delincuencia en Bagdad, la mayor que se ha realizado en Irak desde la caída del régimen de Sadam Husein, dijeron fuentes del Ministerio del Interior. Sabah Kadhem, asesor del ministro y portavoz del Ministerio de Interior, señaló que "se trata de la mayor operación de estas características desde la caída de Sadam. Hasta el momento hemos detenido a 527 personas en la parte de Rusafa (la margen oriental del Tigris). Son sospechosos de robos, asesinatos, secuestros y proxenetismo".

Agentes de la policía, apoyados por grupos de operaciones especiales, efectuaron en las últimas 24 horas operaciones en tres barrios de esta extensa zona en busca de delincuentes.

"Durante estas operaciones que provocaron la muerte de uno de los criminales y heridas a otro, no hubo bajas de nuestro lado", añadió el portavoz de interior.