La policía belga detuvo a dos posibles miembros de Al Qaeda en el aeropuerto de Bruselas, según informaron ayer cadenas televisivas locales. Los dos sudaneses detenidos llamaron la atención el viernes por la noche en el aeropuerto de Bruselas al portar documentos falsos. Uno de los hombres tenía grabado el nombre de Osama bin Laden en la agenda de su teléfono.