El ex presidente iraquí Sadam Husein está preso en el penal de Radwaniya, a las afueras de Bagdad, que él mismo ordenó construir durante su dictadura para torturar y ejecutar a los disidentes políticos, reveló el Consejero de Seguridad Nacional iraquí, Mufaq al Rubei.

"Sadam Husein viste el mismo uniforme que los presos iraquíes y come el mismo rancho que otros prisioneros", explicó Al-Rubei al diario árabe internacional A Sharq al-Awsat.

El controvertido Consejero de Seguridad Nacional es el primer alto responsable iraquí que revela el paradero de Sadam Husein, que se mantenía en estricto secreto desde que fuera capturado el pasado 16 de diciembre.

Las especulaciones apuntaban a que el ex dictador penaba en un centro de reclusión instalado en el interior del antiguo aeropuerto de Bagdad, ahora convertido en base militar estadounidense. Sus palabras no han sido confirmadas ni desmentidas por otras fuentes.

Según Al Rubei, uno de los enemigos más enconados de Sadam, un médico, una enfermera, un traductor y un carcelero están pendientes del ex dictador a diario.

La celda en la que permanece Sadam "es más grande que la de sus colaboradores también presos", indicó Al Rubei. Agregó que la prensa escrita, así como la radio, la televisión y los libros le están vetados al dictador, que ni siquiera tiene un bolígrafo para escribir.

"Sus once ayudantes se encuentran anímicamente derrumbados, sobre todo el ex ministro de Defensa Sultan Haschim Ahmed y el ex jefe de la Información Militar Abdelaziz al Duri", añadió el Consejero de Seguridad Nacional.