Al menos cinco infantes de marina estadounidenses y un agente iraquí murieron ayer junto a otros tres civiles, en Samarra, 130 kilómetros al norte de Bagdad, en un ataque de la insurgencia contra el cuartel de las fuerzas de seguridad iraquíes, informaron fuentes militares estadounidenses.

A estas víctimas hay que añadir cuatro muertos más de los supuestos atacantes, cuya filiación se desconoce por el momento.

Otros 20 marines estadounidenses y treinta agentes iraquíes resultaron también heridos en el ataque de los insurgentes, el más grave sufrido por las fuerzas internacionales desde el traspaso de poder al Gobierno provisional iraquí a fines del pasado mayo.

"El ataque se produjo con obuses de mortero contra la sede del Cuerpo de Defensa Civil en Samarra" aseguró el comandante Neal O'Brien, un portavoz de la Primera División de Infantería estadounidense, en el lugar del atentado.

El edificio se derrumbó

El edificio, utilizado por este cuerpo iraquí y la Primera División, se vino abajo por el impacto de cuatro morteros.

Una media hora después del ataque, el Ejército de EEUU respondió con morteros de 120 milímetros contra la zona donde se originaron los lanzamientos, y también sus helicópteros entraron en acción, y de hecho fue un "Apache" el que acabó con cuatro de los supuestos atacantes mediante un misil "Hellfire", dijeron las fuentes estadounidenses.

El intercambio de artillería se pudo escuchar en la ciudad hasta bien entrada la tarde, según dijeron vecinos citados por las cadenas de televisión árabes por satélite.

Fuentes hospitalarias y de la propia policía, citadas por la radio iraquí, confirmaron que el resultado total de víctimas mortales se elevaba a nueve entre norteamericanos e iraquíes.

"Nuestro hospital ha recibido ya cuatro cadáveres y más de 30 heridos. Los vecinos han comenzado a donar sangre para las víctimas", declaró el doctor Abid Taufiq, director del hospital General de Samarra.

--

secuestros

Amenazan con ejecutar a dos rehenes búlgaros

Un grupo insurgente iraquí amenazó anoche con ejecutar a dos rehenes búlgaros si el Ejército de ocupación de Estados Unidos no pone en libertad a todos los presos de Irak antes de 24 horas, según informó la televisión qatarí por satélite Al Yazira.

El grupo de secuestradores, autodenominado Monoteismo y Jihad, remitió a Al Yazira un vídeo en el que aparecen los dos rehenes búlgaros, que no son identificados, con las manos atadas y flanqueados por tres hombres armados y enmascarados. Dos de los tres secuestradores están armados con rifles.

De este lado, el mismo grupo insurgente se ha responsabilizado del secuestro y posterior ejecución del rehén estadounidense y hombre de negocios Nicholas Berg y del intérprete surcoreano Kim Sun-il.