El presidente de Sudán, Omar al Bashir, y su homólogo de Chad, Idriss Deby, se reunirán el sábado próximo en la región sudanesa de Darfur para tratar la crisis humanitaria que afecta a ambos países. Así lo anunció ayer el ministro de Asuntos Exteriores sudanés, Mustafá Osman Ismael, quien señaló que el encuentro, el primero entre los dos mandatarios que se produce en la región de Darfur, fue decidido entre ambos en una reunión que mantuvieron ayer en los márgenes de la cumbre de la Unión Africana (UA).

El conflicto, que se inició en febrero de 2003, ha enfrentado a dos grupos rebeldes con el Ejército sudanés y con milicias aliadas y ha causado miles de muertos, así como el desplazamiento interno de un millón de sudaneses y la huida a Chad de 150.000 refugiados.

Ismael negó la acusación de que Sudán haya armado a las milicias árabes Yanyauid, supuestas responsables de múltiples atrocidades en la región, como quema de poblados y la muerte de miles de personas.