Un nuevo grupo de presos iraquíes recobró ayer la libertad tras meses de reclusión en la famosa cárcel de Abu Gharib, conocida por ser el escenario de las torturas infringidas por soldados estadounidenses. Según fuentes militares norteamericanas, un total de 317 iraquíes salieron en las últimas horas del penal, número que eleva a 2.200 los presos liberados.

Además, supone la primera liberación de iraquíes retenidos en Abu Gharib desde que el pasado 28 de junio EEUU traspasara el poder a un Gobierno nacional de transición. Se calcula que alrededor de 10.000 iraquíes están presos en diferentes campos de detención levantados por el Ejército estadounidense en todo Irak.