El Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofín) decidió ayer, por unanimidad, no formular una "alerta temprana" a Italia ante la posibilidad de que su déficit público supere este año el 3% del PIB, tras recibir las propuestas de recorte de gastos presentadas por las autoridades de este país. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que ocupa de forma temporal la cartera de Economía, presentó una serie de propuestas, aún no aprobadas oficialmente, para ahorrar 7.500 millones de euros durante 2004, de forma que se evite superar el límite el 3% del PIB establecido para el déficit por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.