Al menos quince personas murieron ayer en un bombardeo aéreo estadounidense contra la ciudad de Faluya, a unos 50 kilómetros al oeste de Bagdad, informó el canal de televisión árabe Al Arabia. La emisora, que cita a su corresponsal en la ciudad, indicó que el ataque tuvo lugar contra una vivienda en el barrio de Al Shuhada.

El Ejército de EEUU no ha comentado hasta el momento esta información, aunque en las últimas semanas había asumido ataques similares en Faluya contra supuestos escondites de seguidores del jordano Abu Musab al Zaraqui, acusado por Washington de ser el líder de Al Qaeda en Irak.

Un periodista iraquí en Faluya, Abderrahman al Isaui, citado por Al Arabiya, afirmó que los cadáveres de ocho víctimas han sido trasladados al hospital de la ciudad, mientras que siguen las operaciones de búsqueda de otros cadáveres bajo de los escombros de la vivienda atacada.

"Se trata de un bombardeo realizado por un avión militar norteamericano, y uno de los misiles lanzados no hizo explosión y se encuentra en el lugar del ataque", aseguró Isaui a la emisora.

También afirmó que entre las víctimas "hay mujeres y niños, incluido un anciano de 65 años".

Por otra parte el clérigo radical Muqtada al Sadr, que lideró una cruenta insurrección el pasado mes de abril, retomó su discurso amenazante e instó a sus seguidores a "resistir hasta la última gota de sangre" y a no reconocer un Gobierno interino que considera "ilegítimo".

Al Sadr lanzó su nuevo desafío mediante un comunicado distribuido ayer por su oficina en la ciudad santa de Nayaf, 180 kilómetros al sur de Bagdad.

Rehen de EEUU liberado

En este orden de cosas, los secuestradores del soldado estadounidense de origen libanés Wassif Ali Hassun lo habrían dejado en libertad, según un comunicado de un grupo que se identifica como 'Movimiento de Resistencia Nacional Islámica en Irak', emitido ayer por Al Yazira. El militar fue capturado cuando planeaba desertar del Ejército de EEUU por Jordania.