Sadam Husein, que responde desde el pasado jueves de siete cargos de crímenes contra la Humanidad delante del Tribunal Especial Iraquí (TSI), es "un hombre roto" y "gravemente desmoralizado", según declaró ayer Muaffak al Rubai, consejero iraquí de Seguridad Nacional.

El dictador derrocado "no está confundido, pero habla y habla e intenta cortarte, pero es una fachada, por detrás hay un hombre roto", declaró Al Rubai en una entrevista concedida en Londres a la cadena de televisón BBC.

El consejero consideró que las imágenes y fotografías que muestran a un Sadam desafiante ante los jueces fueron "muy seleccionadas". "Por supuesto -añadió- Sadam también es arrogante, cabezota y terco, pero es una fachada superficial". "Es un hombre desmoralizado, probablemente desorientado, y en cualquier caso moralmente anestesiado", declaró por su parte el ex representante británico en Irak, Jeremy Greenstock, en la misma emisión. "Ha sido el gran hombre durante mucho tiempo y ahora está (...) físicamente en manos de los americanos", añadió Greenstock.