Dos infantes de la Marina estadounidense murieron ayer en sendos ataques en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak, según informaron fuentes militares estadounidenses en un comunicado.

Uno de ellos murió tras ser atacado en algún lugar indeterminado de esta extensa provincia, que engloba lugares particularmente peligrosos como Faluya y Ramadi

El segundo murió como consecuencia de las heridas sufridas el jueves en las cercanías de Faluya.

Con estas muertes, son 636 los soldados estadounidenses muertos en acciones de combate, más 222 muertos en accidentes desde que comenzó la invasión de Irak.

Por otra parte, las "Brigadas de los Muyahidines" han liberado a dos rehenes turcos porque la compañía para la que trabajan ha prometido retirar a sus trabajadores de Irak y en agradecimiento al pueblo turco por haberse manifestado contra Estados Unidos. En un vídeo de Al Yazira, los captores, enmascarados y armados con los dos rehenes, leen un comunicado en el que aseguran "no pedir nada a cambio".