Al menos cuatro personas resultaron heridas ayer en un ataque de los insurgentes iraquíes contra dos céntricos hoteles de Bagdad que utilizan normalmente contratistas y periodistas en su mayor parte y otros ciudadanos occidentales.

Los rebeldes utilizaron un minibús y una furgoneta tipo pick-up como plataformas de lanzamiento de varios cohetes que impactaron contra el Hotel Baghdad y el Hotel Ishtar-Sheraton, según dijeron fuentes policiales en la capital.