Desafiante y con buen aspecto fue la imagen que dejó Sadam Husein en su primera aparición pública desde que fue capturado en diciembre del pasado año. El ex presidente compareció ayer por primera vez ante el Tribunal Especial Iraquí que lo va a juzgar, para escuchar los doce cargos que se le imputan, entre ellos genocidio y crímenes contra la humanidad.

Su primera acción fue rechazar las acusaciones y negarse a firmar el acta que le presentó el juez de instrucción, que en todo momento apareció de espaldas a las cámaras de televisión que filmaron la vista, ofrecida horas después en diferido.

Sadam tildó la audiencia de "mascarada destinada a favorecer la campaña electoral del presidente Bush", justificó su invasión de Kuwait en 1990 y aseguró que "el verdadero criminal" es el actual rector de la Casa Blanca.

Vestido con una chaqueta oscura y un pantalón negro, camisa blanca sin corbata, y zapatos y calcetines negros, exclamó en varias ocasiones "yo soy Sadam Husein, soy el presidente de la República Iraquí y soy iraquí".

El ex presidente, de 67 años, insistió en que no firmará el acta de acusación en tanto no esté presente su abogado.

El documento desglosa las acusaciones contra Sadam Husein por el asesinato de dignatarios religiosos en 1974, el asesinato del clan kurdo de los Barzani en 1983, la matanza de Halabya en 1988, y el asesinato de líderes políticos a lo largo de 30 años.

También la campaña "Anfal" para el extermino de los kurdos, la invasión de Kuwait en 1990 y la represión de las revueltas chiita y kurda del 1991.

Durante toda la audiencia, que duró unos tres cuartos de hora, Sadam sólo reaccionó al cargo relativo a la invasión de Kuwait.

"Es parte de Irak. Yo no lo invadí. Entré en Kuwait porque esos perros kuwaitíes querían comprar a las mujeres iraquíes por 10 dinares", afirmó Sadam.

Al entrar en la sala, el juez y sus dos ayudantes preguntaron al acusado su edad y si comprendía lo que estaba haciendo en el tribunal.

Sadam respondió a su vez con otras preguntas. "¿Qué es este tribunal?, ¿Quién es usted?, ¿Bajo qué jurisdicción está usted? y varias veces ¿Por qué estoy aquí?

El antiguo dictador se mesó de forma continua la cuidada barba y tomó notas de vez en cuando con un bolígrafo en un pequeño pedazo de papel amarillo. Se le veía tranquilo y centrado en sus ideas. Desafió en varias ocasiones al juez, pero siempre sin levantar la voz.

Dinero para la defensa

Cuando el magistrado, le preguntó si podía pagarse un abogado defensor, un desafiante Sadam Husein respondió: "Los norteamericanos dicen que tengo millones escondidos en Suiza. ¿Cómo no voy a tener dinero para pagarme uno?".

A ese respecto, el portavoz el primer ministro Iyad Alaui, Guiguis Saada, manifestó que aún no han recibido requerimiento de ningún abogado, iraquí o extranjero, para defender a Sadam Husein.

"Tiene todo el derecho a una defensa, pero tenemos una ley en Irak que especifica que los abogados extranjeros deben solicitar un plácet del colegio de abogados iraquíes para ejercer en el país. Hasta ahora, ninguno de esos 1.500 letrados que aseguran estar defendiéndole ha presentado su petición", aseguró el portavoz.

Varios de esos defensores calificaron hoy otra vez de "ilegal" al Tribunal Especial.

Previamente a la comparecencia de Sadam, el juez hizo presentarse a Abdel Hamud, antiguo secretario de la presidencia.

El resto de los antiguos colaboradores del depuesto dictador, hasta once, comparecieron sucesivamente ante el tribunal a lo largo de la tarde de ayer.