Las aves han vuelto a Medina del Campo

El proyecto de gestión de aguas residuales liderado por Patricio Hermosilla, jefe de la planta en la depuradora de la localidad vallisoletana, ha logrado abastecer sus lagunas naturales y recuperar así un ecosistema que se estaba perdiendo por la sequía

Cecilia Vega


Patricio Hermosilla ha sido jugador internacional de rugby. Sus triunfos con el Club VRAC Quesos Entrepinares y la selección de Castilla y León forman parte de una larga carrera que empezó “siendo un canijo”. Practicando este deporte aprendió muy pronto que el respeto es un valor imprescindible. “Respeto tanto a los compañeros como a los rivales, al niño alto y al bajito, al que es más gordo y al que es más delgado, puesto que cada uno dentro del equipo tiene su función y con el esfuerzo, la valentía y el trabajo de todos juntos, se conquistaban las victorias y, si no se lograban, el esfuerzo y las amistades conseguidas, incluso de los contrarios, hacía que hubiera merecido la pena igualmente”, subraya.

Patricio Hermosilla. Jefe de Planta EDAR Medina del Campo

Pero al tiempo que forjaba su carácter y despuntaba como jugador de rugby, iba creciendo en él otro amor, el que profesa al medio ambiente. Gracias a su trabajo como jefe de Planta de la depuradora que Aqualia gestiona en Medina del Campo (Valladolid), Patricio encontró “la forma de disfrutar de la naturaleza y corresponderla”, siempre guiado por ese respeto aprendido en el campo de juego.

Proyecto de recuperación de las lagunas de Medina del Campo

Situadas al final del ciclo de la gestión del agua, las EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) son las responsables de depurar el agua reintegrándola al cauce del río en las mejores condiciones, eliminando la materia contaminante así como las partículas sólidas en suspensión.

“Todos los días tomamos de la madre naturaleza un préstamo, consistente en millones de litros de agua. No sería justo devolver este préstamo tan importante, sin corresponder con intereses a nuestro maltrecho medio ambiente. Sería muy desagradecido y poco respetuoso por nuestra parte”, explica Patricio. Con esta filosofía, el jefe de planta vallisoletano ideó hace una década un sistema que hiciera revivir las lagunas de Medina del Campo, convertidas en ese momento en un lugar degradado, sin agua y, por tanto, sin vida.

Como describe Patricio “en el año 2008 iniciamos el proyecto, desviando parte del agua tratada en la EDAR para enviarla y así llenar las 4 lagunas y jugando en cada laguna con la altura de la lámina de agua, para obtener hábitats diferentes. Esta idea fue clave para conseguir los resultados de biodiversidad de especies conseguidos”.

Porrón pardo - Foto: Wikipedia

Con la vista puesta en la naturalización de las lagunas y la mejora de su hábitat y ecosistema, el equipo de Aqualia que gestiona la EDAR, estableció un abanico de medidas que favoreciesen el asentamiento y desarrollo de distintas especies de aves, anfibios y mamíferos. Además, se realizó una intensa campaña de comunicación, de sensibilización y educación ambiental, para que los vecinos de Medina del Campo fueran conocedores y partícipes de la iniciativa.

“Todos los días tomamos de la madre naturaleza un préstamo de millones de litros. No sería justo devolver este préstamo tan importante, sin corresponder con intereses a nuestro maltrecho medio ambiente”
Patricio Hermosilla. Jefe de Planta EDAR Medina del Campo
Flamenco europeo - Foto: Wikipedia

“Con la llegada del primer paso de aves de primavera se realizaron los primeros censos cuyos resultados empezaban a reunir entre 300-400 aves de 40 especies diferentes”, cuenta Patricio. Un año más tarde, en 2009, recogía el premio EcoInnova en categoría provincial y autonómica, y en 2011 el proyecto, presentado por Aqualia y el Ayuntamiento de Medina del Campo, era finalista de los II Premios Territorio & Marketing, organizados por Mapfre.

Conectados con el cuidado del planeta

Actualmente, en las lagunas de Medina del Campo existe una población anual de 8.600 aves y se han contabilizado más de 120 especies de anátidas y aves relacionadas con el ecosistema. Mención especial al “porrón pardo, especie en peligro de extinción, el flamenco, la espátula, el pato cuchara y el zampullín cuellinegro, la gran colonia de avocetas y cigüeñuelas”, enumera Patricio. La zona se ha convertido en un destino privilegiado en el interior de España para el avistamiento de aves, cobrando especial relevancia en la época de paso de finales de verano y otoño, cuando el resto de humedales del interior se encuentran secos por el estiaje.

Pato cuchara - Foto: Wikipedia

“Esta circunstancia no afecta a nuestras lagunas, por la regeneración continua de agua que se realiza en la EDAR, concentrando en días continuos gran variedad de aves que usan la laguna a modo de área de descanso en su largo camino de migración”, explica el jefe de la estación depuradora.

Aqualia, especializada en la gestión del ciclo integral del agua, es una compañía conectada con más de 22,5 millones de clientes en todo el mundo y, en conexión, también, con el medio ambiente. Los buenos resultados obtenidos en la localidad vallisoletana animan a la empresa a continuar un proyecto que, además, “ha sido tomado como ejemplo y referencia en otras EDARs para la recuperación de otras dehesas y humedales”, señala Patricio.

Zampullín cuellinegro - Foto: Wikipedia

Con el paso de los años, los títulos y los trofeos conseguidos por Patricio como jugador de rugby “quedan en las vitrinas”, pero el fruto de su empeño y trabajo, cimentado en el respeto y el compromiso con el cuidado del planeta, perdurará en el tiempo.

Compartir

© Copyright 2019. Proyecto elaborado por Becontent. Queda prohibida cualquier reproducción, uso o cesión.