La afición del RC Celta, un ejemplo de Afouteza e Corazón

Es lógico que todos los aficionados al fútbol defiendan eso de “mi equipo tiene la mejor afición”, pero lo cierto es que la pasada temporada solo una, la del RC Celta, fue reconocida por LaLiga Santander como la mejor de España. Motivos no faltan. La historia del conjunto celeste y sus fieles seguidores, es una historia de afouteza y corazón

Si hay un momento de la pasada temporada que los aficionados del RC Celta recuerdan vivamente es el de la estrella del equipo, Iago Aspas, llorando en el banquillo tras protagonizar una actuación épica ante el Villarreal CF. El canterano, el chaval de Moaña, había regresado al campo después de tres meses apartado por culpa de una lesión y su juego y pasión fueron claves para convertir el 0-2 con el que se llegó al descanso en el 3-2 que cerró el marcador.

Iago Aspas anotando el gol de la victoria ante el Villarreal CF - Foto: LaLiga

El delantero empezó la remontada con un golazo de falta y la culminaba en el minuto 85 con un tanto de penalti, para locura de la afición del Abanca Balaídos, que se rendía a su ídolo y volvía a creer en la salvación. En el momento más delicado de la temporada, con el RC Celta en la parte baja de la clasificación, las lágrimas de Aspas representaban la emoción, el sentimiento y el compromiso de las más de 20.000 almas que desde las gradas coreaban extasiadas su nombre.

"No nos merecemos esta afición. A cuatro puntos de la permanencia y nos hacen este recibimiento. Y este jaleo después de ir perdiendo en casa", comentaba el jugador al final del partido. El fervor de la hinchada celeste había comenzado mucho antes del pitido inicial, con un recibimiento multitudinario en las afueras. Era su respuesta a la campaña “A Nosa Reconquista”, lanzada desde el Departamento de Marketing y Comunicación del Club para insuflar ánimo al conjunto gallego en esa difícil recta final.

‘A Nosa Reconquista’: cuando el césped fue un campo de batalla

“Quedaban solo 5 partidos en casa y había que ganarlos para no descender. El primero, ante el Villarreal CF, coincidía con una de las grandes fiestas de Vigo, la Reconquista -que conmemora cada 28 de marzo el alzamiento popular que logró expulsar al ejército de Napoleón de la ciudad-, así que el club ideó esta iniciativa”, explica Javier Encisa, vigués de 49 años, que preside la peña celtista "siareiros.net". Los objetivos del club eran claros: transmitir lo crucial que eran los partidos que quedaban por delante, generar la sensación de necesidad de apoyo de la grada, apelar a la heroica para revertir la situación del equipo y concienciar de que cada partido, convertido ya en una batalla, lo disputaban los jugadores, el club y toda la ciudad.

Para empapar al celtismo de “A Nosa Reconquista”, durante dos meses se realizaron numerosas acciones como cubrir con grandes lonas algunos emplazamientos carismáticos de la ciudad; vinilar paradas de transporte público y autobuses; lanzar entradas con grandes descuentos e invitaciones para abonados; repartir bufandas, camisetas, banderas y pulseras a los aficionados, así como comida y bebida antes del partido; animar la previa en las afueras del Estadio Abanca Balaídos…

Aficionados del RC Celta recibiendo a su equipo a las afueras del Abanca Balaídos - Foto: RC Celta

“Queríamos que el aficionado fuese de verdad el jugador número 12, que tuviera incidencia directa en el resultado. La idea era la de que un encuentro no dura solo 90 minutos, sino que se tiene que jugar desde mucho antes”, apunta Maruxa Magdalena, directora del Departamento de Marketing y Comunicación del RC Celta. Y es que sentir los colores no gana partidos, pero ayuda. Hay veces que el corazón se alía con las piernas y hace posible lo que parecía imposible para el RC Celta: permanecer una temporada más en la máxima categoría del fútbol español. Una vez conseguido el objetivo, se rotularon las lonas con el lema “Xuntos conseguímolo”.

“La afición se tomó ‘A Nosa Reconquista’ muy en serio, se volcó completamente. Lo dimos todo en esos últimos encuentros y se superaron todas las expectativas. Si ves las imágenes del recibimiento al equipo antes del encuentro con el Villarreal CF… parecía que estábamos celebrando algún triunfo o trofeo”, recuerda entre risas Javier. “Después todo cuadró bien, regresó Iago Aspas, el equipo reaccionó y de los 5 partidos en casa, ganamos los 4 primeros y empatamos el último”, celebra.

Aficionados del RC Celta animando desde las gradas - Foto: RC Celta

“Quiéreme cuando menos lo merezca, porque es cuando más lo necesito”

LaLiga Santander distinguió a la afición del RC Celta como la mejor de la pasada temporada. Un reconocimiento unánime pues el equipo gallego no podría estar a punto de celebrar su 96 aniversario en la categoría de oro del fútbol español de no ser por esta afición fiel, luchadora y animosa. Sobre este premio Javier, abonado y accionista del club, reconoce que aunque “los jugadores son los que juegan y ganan los partidos”, no es lo mismo hacerlo en un campo vacío, en un ambiente más frío, que en uno “lleno de una afición volcada”. Además, “tiene más mérito estar con el equipo cuando está mal, que cuando está bien. Nosotros supimos aplicar a la perfección la frase que dice ‘quiéreme cuando menos lo merezca, porque es cuando más lo necesito’

Durante casi un siglo de vida, la afición ha sabido estar con su equipo en los buenos momentos y, también, en los malos. Corría el año 1923 cuando el Real Club Celta abrió los ojos por primera vez con la fusión del Vigo Sporting y el Fortuna de Vigo. “Se eligió para la camiseta el color celeste de la bandera gallega y, por eso, yo considero que nació con voluntad de ser equipo representativo de toda Galicia”, explica Javier, que siendo un niño podía ver el “templo” del Abanca Balaídos desde la ventana de su casa.

Desde su fundación la entidad celeste ha representado a Vigo y a toda la Comunidad más allá de lo que nadie podía esperar. Pero por encima de los éxitos y decepciones, sin lugar a duda, resalta el sentimiento de afouteza de sus aficionados. Esta palabra, cogida del himno del equipo, “significa valentía y coraje”, resume Javier. “Somos un equipo pequeño, de presupuesto más humilde que otros clubes, pero tenemos la valentía para pelear de igual a igual”, añade.

“Cuanto más dinero tengas, mejores jugadores y más títulos. Es simple. Por eso hay tantos aficionados del Real Madrid o del FC Barcelona, pero para mí, tiene más sentido ser del RC Celta porque es el equipo de la ciudad. No sigues a tu equipo por la televisión sino que vas al campo, se respira el ambiente en la calle, se vive de otra manera, te identificas a otro nivel y disfrutas más”, comenta Javier. Y prosigue: “Además es un equipo que apuesta por la cantera. Nuestra estrella es Iago Aspas, un chicho de Moaña que forma parte del club desde que era alevín. Conseguir que un jugador de la cantera sea la estrella del equipo es algo increíble. Es un sueño hecho realidad”. “¿Qué significa ser del RC Celta?”. “El Celta es un trozo de mi vida, es como si fueran parte de mi familia”.

NUEVA CAMPAÑA DE ABONADOS

Tras el respaldo de la afición a “A Nosa Reconquista”, el club decidió premiar a sus abonados en la campaña de abonados de la temporada 2019/2020, que lleva por lema ‘Isto vai de corazón’. Así, el RC Celta mantiene los mismos precios que fijó en el verano de 2017, ofrece un 5% de descuento a todos sus socios si renuevan durante el primer mes de campaña y hasta un 15% a aquellos que sean accionistas o tengan descuento familiar. Además, cualquier nueva alta que venga recomendada por un abonado ampliará ese descuento hasta un 20%.

Los primeros números son excelentes. En las primeras 9 horas de la campaña se tramitaron más de 400 renovaciones y alrededor de 250 solicitudes de alta, un balance que supera, por ejemplo, al cosechado el primer día de la campaña de abonados de la temporada 2016/2017, cuando el equipo celeste disputó competiciones europeas. El objetivo es aumentar la masa social respecto a la última campaña, que rondó los 22.000 abonados.

Desde su último regreso a LaLiga Santander el Celta siempre ha superado con cierta holgura la barrera de los 21.000 abonados, una cifra a tener en cuenta y que lo sitúa entre los diez conjuntos de la máxima categoría del fútbol español con más socios.

El RC Celta es un club muy unido a su afición, que siente los colores como ninguna otra y que llena de contenido el lema de la actual campaña de abonados ‘Isto vai de corazón’.