Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

La Bosnia de los 90 y la Barcelona olímpica

'Encara hi ha algú al bosc' viaja a los Balcanes para dar voz a los hijos e hijas nacidos de las violaciones que sufrieron

Un momento de 'Encara hi ha algú al bosc'

El infierno de los Balcanes, los campos de concentración de Bosnia y Herzegovina, las cerca de 50.000 niñas y mujeres que fueron violadas como estrategia de limpieza étnica en aquella guerra olvidada que sacudió la conciencia de una Europa entregada a los Juegos de Barcelona, están presentes en Encara hi ha algú al bosc, espectáculo de Anna Maria Ricart que se podrá ver este finde en Palma y Manacor.

Una obra "maravillosamente dura", señalan sus protagonistas

Siete intérpretes en escena, con Ariadna Gil en el papel de Nevenka Kobranovik, una de las víctimas de aquella guerra, y con música en directo, la de Pep Pascual y Judit Farrés, para una obra "maravillosamente dura", como le comentó un espectador a Oscar Muñoz, actor que dará vida al criminal de guerra Dusko Tadic y al reportero Eric Hauck, compañero y amigo del primer fotógrafo asesinado en Sarajevo, Jordi Pujol Puente.

El montaje conmoverá al espectador

Encara hi ha algú al bosc es solo una parte de un gran proyecto (obra de teatro, documental e instalación fotográfica) del equipo de Cultura i Conflicte. Un minucioso trabajo de investigación y de creación escénica a partir de varios viajes a Bosnia y Herzegovina para dar voz a las mujeres víctimas de este conflicto, y a los hijos e hijas nacidos de las violaciones que sufrieron. Una obra de teatro que también habla de la doble realidad de 1992: mientras el horror ocurría en la misma Europa, Barcelona celebraba los Juegos Olímpicos.

TEATRO

Lugar: jueves 11 y viernes 12 de febrero, a las 19 horas, en el Teatre Principal de Palma (de 8 a 25 euros); y sábado 13 de febrero, en el Auditori de Manacor, a las 19 horas (20 euros).


Compartir el artículo

stats