VIOLENCIA

Hinchas ingleses y serbios se enzarzan en una batalla campal en Gelsenkirchen

Se trata del primer incidente serio que se produce entre aficiones rivales y en realidad no ha sorprendido a las fuerzas policiales, que habían desplegado un operativo de seguridad especial ante la reconocida virulencia de ambas

Vehículos de la policía alemana, en una imagen de archivo.

Vehículos de la policía alemana, en una imagen de archivo. / EFE

Gemma Casadevall

Un grupo de hinchas ingleses se lanzó al asalto sobre un bar de Gelsenkirchen donde se encontraban tranquilamente otros aficionados serbios, horas antes del partido entre ambas selecciones en esa ciudad alemana. El ataque derivó en una batalla campal, en que volaron por los aires sillas y mesas del local, hasta que la intervención de la policía pudo restablecer el orden.

El sensacionalista diario "Bild“ recoge esas escenas y varios videos grabados con el móvil por aficionados ingleses y difundidos por redes sociales. Se trata del primer incidente serio que se produce entre aficiones rivales y en realidad no ha sorprendido a las fuerzas policiales, que habían desplegado un operativo de seguridad especial ante la reconocida virulencia tanto de los hinchas ingleses como de los serbios. La UEFA había calificado el encuentro como de alta peligrosidad. El despliegue policial era superior al que se organiza en Gelsenkichen cuando se producen los llamados "derbies“ de esa región renana entre el Schalke 04 y Borussia Dortmund. En el estadio de esa misma ciudad se enfrentarán el próximo jueves España e Italia.

Los enfrentamientos entre aficiones rivales son uno de los desafíos a que se enfrentan las autoridades alemanas en esta Eurocopa y se trata de evitar en lo posible que coincidan en las zones del aficionado, en cuyos accesos hay controles de mochilas y bolsas.

Alarma en Hamburgo

Este domingo se había desatado ya la alarma en la ciudad de Hamburgo, donde se concentraron los aficionados de Polonia y de Países Bajos para el partido entre esas selecciones. Horas antes del encuentro, un hombre fue abatido por la policía tras lanzarse amenazante contra un grupo de agentes, armado con un pico y con un cóctel molotov en la mano.

El agresor, que ha sido identificado como un alemán de 39 años y al parecer con transtornos mentales, salió de una cafetera en dirección a los agentes. Primero trataron de contenerle lanzándole gas pimienta y luego le dispararon e hirieron en una pierna. Fuentes policiales indicaron finalmente que el ataque no tenía relación con la Eurocopa, aunque desató cierta alarma por producirse en una ciudad prácticamente „tomada“ a esas horas por los aficionados, principalmente procedentes de los vecinos Países Bajos.