14 de mayo de 2019
14.05.2019

La izquierda exhibe sintonía ante una derecha dividida en la carrera al Consell

El PP se aleja de Vox y carga contra Ciudadanos y El Pi, mientras las candidatas de PSIB, Més y Podemos defienden su pacto

14.05.2019 | 01:13
La izquierda exhibe sintonía ante una derecha dividida en la carrera al Consell

La izquierda, unida. La derecha, dividida. El debate entre los candidatos al Consell organizado por Diario de Mallorca dejó ayer un escenario claro: las tres candidatas de PSIB, Més y Podemos, Catalina Cladera, Bel Busquets y Aurora Ribot mostrando sintonía y defendiendo la reedición de un pacto progresista; frente a los candidatos de PP, Ciudadanos y Vox, Llorenç Galmés, Beatriz Camiña y Pedro Bestard, que dejaron en el aire cualquier posible acuerdo, llegándolo incluso a alejarlo, y la candidata de El Pi, Xisca Mora, que evitó alinearse a ambos lados.

"Hemos dicho que no pactaríamos con radicales ni extremistas y en este debate se han escuchado cosas que...deberán estudiarse con calma", acabó contestando el candidato del PP, Llorenç Galmés, a una pregunta del público. Un interrogante que lanzó previamente en repetidas ocasiones la candidata socialista Catalina Cladera: "¿Pactará usted con Vox?". "No tenemos la intención", dejó en el aire, por su parte, la candidata de Ciudadanos, Beatriz Camiña, que, no obstante, sacó pecho por el pacto alcanzado en Andalucía.

Fue el remate a una tónica que se fue marcando todo el debate, con una derecha que evidenció discrepancias desde el inicio: donde el PP defendía más competencias para el Consell, como transporte, Ciudadanos las pedía en Turismo y Vox pedía, por contra, devolver las de transporte y turismo. También mostraron diferencias al hablar de políticas de igualdad después de que el candidato de Vox, Pedro Bestard, defendiera que "a las mujeres no se les puede enseñar taichí ni yoga".

"Señor Galmés, me preocupa si tiene que pactar con Vox", insistió en varias ocasiones Cladera, que trató desde el inicio en diferenciar los dos bloques. "Me pregunto si PP, Ciudadanos y Vox se arrepienten de su pacto en Andalucía", acabó planteando la socialista, que no logró su objetivo, puesto que esta vez los partidos de derecha mantuvieron las distancias.

La candidata de El Pi, Xisca Mora, evitó alinearse a toda costa: "Somos un partido cien por cien de centro y siempre estaremos alejados de los extremos", avisó. Para dividir más al bloque, Galmés alertó de que El Pi ha pactado con Podemos en Santanyí y agitó vínculos de Ciudadanos y PSIB.

A la izquierda, PSIB, Més y Podemos exhibieron unidad, incluso en el tema más espinoso como el desdoblamiento de la carretera de Llucmajor a Campos que las tres candidatas defendieron. "El pacto ha funcionado", sintetizó la candidata de Més, Bel Busquets. Ninguna de las tres dudó en defender la reedición del pacto.

El pacto, con el desdoblamiento

El debate, celebrado ayer por la tarde en el Club Diario de Mallorca y moderado por el periodista Miquel Adrover, arrancó con los dardos cruzados entre el PP y PSIB a costa de la financiación del Consell. El candidato del PP, Llorenç Galmés, tuvo el protagonismo durante buena parte del debate y tiró de agilidad e ironía para responder al resto de candidatos. La primera fue directa contra Cladera: "Cuando Biel Company sea presidente del Govern abonará los 26 millones que la señora Cladera, como consellera de Hacienda, se ha negado a pagar a todos los mallorquines". La socialista replicó de inicio con los recortes de María Salom en el Consell pero acabó contestando, relatando haber "arreglado" los impagos del Govern de los adelantos del Consell.

"Si arreglar la situación es perder 26 millones para los mallorquines mejor que no arreglen nada", ironizó Galmés. "Hablamos de 0 euros del señor Bauzá a 125 millones de este Govern", se defendió la socialista antes de que el candidato popular insistiera en la deuda pendiente y en que la actual ley de financiación de la institución insular se aprobó durante la pasada legislatura con el PP.

Sobre la política viaria, Cladera, Busquets y Ribot defendieron su proyecto más polémico, el desdoblamiento de Llucmajor a Campos. "Con la obra de la carretera de Llucmajor a Campos se da solución a uno de los puntos negros de la red viaria con el proyecto más pequeño posible", defendió la candidata de Podemos. Con la boca un poco más pequeña, la candidata de Més insistió en que "no es nuestro modelo, pero hemos reducido el proyecto al máximo" y prometió no hacer más infraestructuras en el futuro.

"Toda la legislatura en contra de la carretera y hoy nos dicen que están de acuerdo", se mostró sorprendida la candidata de El Pi, Xisca Mora, recordando que "el presidente ha sido Ensenyat".

En movilidad la candidata de Ciudadanos, Beatriz Camiña, rechazó los proyectos de tren alertando del precio del kilómetro de vía y apuntó que "es el coste de la Salud pública". "No se puede contraponer salud y transporte, los recursos se pueden conseguir de otro lado, como inversión del Estado, convenios o a través del REB", recordó Cladera a Camiña.

La condición de El Pi

En el bloque de alquiler turístico volvió a haber intercambio de golpes entre Galmés y Cladera. "Con la ley Delgado del PP no podía haber alquiler turístico en plurifamiliares en es Llombards", espetó la socialista al popular, que respondió asegurando que "no hay plurifamiliares en es Llombards". También lo hubo entre Ciudadanos y Més, después de que la candidata del partido de Albert Rivera asegurara que "la máxima expresión de la prohibición es el alcalde de Palma, Antoni Noguera, imputado". "El señor Noguera ha cumplido con la ley y ha sufrido una persecución de los poderosos", defendió Busquets a su compañero de filas.

Mora, de El Pi, puso la eliminación de la zonificación del alquiler turístico como condición a un pacto.

En el bloque de servicios sociales Galmés y Busquets se enfarzaron sobre las nuevas residencias que la ecosoberanista recordó que ha anunciado el pacto, mientras el candidato del PP le señaló que "a día de hoy sólo hay hierbas altas".

Más allá de para visualizar el aislamiento de Vox, el bloque de igualdad sirvió para enfrentar a Podemos y Cs por la campaña contra el amor romántico. "Es una tontería", defendió Camiña. "Hay que acabar con el mito", zanjó Ribot.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook