Mallorquines, sin prisa por ir a las urnas: "De momento playa, no sé cuándo iré a votar"

Los mallorquines se refugian del calor en las playas y muchos retrasan hasta la tarde su voto

Jordi Sánchez

Jordi Sánchez

"De momento playa, no sé cuándo iré a votar", comentaba Marga Pérez, vecina del Portitxol, quien refugiándose del fuerte sol bajo su sombrilla aseguraba que "en principio iré a votar por la tarde". Como ella, son muchos los mallorquines que este domingo electoral han priorizado pegarse un chapuzón en la playa antes que acudir a ejercer su derecho a voto bajo unas temperaturas que no han descendido de los 30ºC durante toda la mañana. La ciudadanía parece no tener prisa por acudir a las urnas y muchos han decidido aprovechar las primeras horas de la jornada electoral para disfrutar de su tiempo libre y tratar de aguantar las altas temperaturas.

"Yo iré por la tarde, que ahora he quedado con la familia y hoy es el único día que podemos", afirmaba Antonio Romero, un bañista que también decidía retrasar su derecho a voto para disfrutar de la playa. "Vamos a ir sin prisa, es domingo", comentaba otra bañista de la playa del Portixol, reflejando así la tendencia que esta mañana ocupaba las playas de Palma, por la que los cuidadanos no parecían agobiados por acercarse a su colegio electoral. Sin embargo, Mohammed, acompañado de sus dos hijos y los útiles indispensables para ir a la playa, se dirigía junto a ellos a votar directamente después de haberse pegado un baño. "Después, a casa. Y mañana, a trabajar", comentaba.

Por otro lado, algunos otros votantes sí que han aprovechado las primeras horas de la mañana para acudir a votar y así poder "hacer otras cosas". "Yo he ido por la mañana, quería hacer cosas y ha sido lo primero que he hecho al levantarme", aseguraba un vecino de la zona, quien sentado sobre su toalla bajo la sombra parecía ser de los pocos madrugadores de la playa. Joana Palmer, vecina también del Portitxol, también había votado ya al mediodía: "Cuando han abierto yo ya estaba allí. He ido a las nueve de la mañana y hacía muchísimo calor". Y es que el asfixiante calor bajo el que se encuentran las Islas este domingo electoral tambiñén ha sido un factor influyente sobre la cuidadanía. José Cano, otro bañista de la zona, aseguraba que no había acudido a votar debido al calor: "Hace mucho calor, demasiado como para ir a votar. No sé cuando iré".

Los colegios electorales están recibiendo durante sus primeras horas una gran afluencia de votantes, aunque parece ser que durante la tarde y, sobre todo, las horas más próximas al cierre de las urnas, la afluencia se mantenga o incluso aumente debido todos los demás cuidadanos que han decidido apurar al máximo las horas del domingo para paliar la ola de calor y aprovechar su tiempo libre.