Los ocho diputados de Baleares que pueden decantar la balanza del 23J

Más de 828.000 ciudadanos de las islas están llamados a votar hoy para elegir si quieren continuar con el gobierno de coalición o consuman el vuelco a la derecha anticipado el 28M

Las encuestas pronostican una victoria del PP en las islas

Los cuatro candidatos, en el Club Diario de Mallorca.

Los cuatro candidatos, en el Club Diario de Mallorca. / Enrique Calvo

Guillem Porcel

Guillem Porcel

El resultado de estas elecciones generales será decisivo para el devenir de Baleares. Si gana la derecha, el actual Govern balear tendrá un gobierno central totalmente alineado con sus políticas. Si vuelve a ganar la izquierda, el ejecutivo estatal podría convertirse en un contrapeso para los de Marga Prohens

Los colegios electorales vuelven a abrir después de 56 días, cuando las urnas dieron una victoria clara a la derecha en todas las islas, y estos comicios se han planteado como una segunda vuelta del 28M porque, ya en aquel momento, las autonómicas y municipales se jugaron en clave nacional. Mientras PP y Vox plantean esta cita como un segundo plebiscito a Pedro Sánchez, PSOE y Sumar buscan revalidar el gobierno de coalición después de cuatro años convulsos. El presidente del Gobierno no ha visitado las islas en esta ocasión y Alberto Núñez Feijóoofreció un mitin cuatro días antes de que finalizara la campaña.

Las islas eligen hoy ocho representantes políticos que, durante los próximos cuatro años, deberán defender los intereses de los ciudadanos de las islas, en muchas ocasiones a pesar de las negativas de sus partidos. El 28M cambió radicalmente la situación política en Baleares al otorgar la mayoría a PP y Vox por amplio margen sobre una izquierda descolocada y desmovilizada. Desde aquel día, las fuerzas progresistas han tratado de reanimar a sus votantes para no trasladar a Madrid el cambio acontecido en las islas con una campaña mucho más de confrontación.

En las elecciones de noviembre de 2019, después de una repetición electoral que resultó ser evitable, los ciudadanos repartieron dos escaños a PSOE, PP, Podemos y Vox. Un resultado igualado. Los socialistas quedaron en primer lugar con 115.567 votos; los 'populares' fueron segundos con 103.722; los morados 82.225 papeletas y Vox, 77.520.

En esta ocasión, un total de 828.744 personas podrán votar en Baleares y casi 39.000 jóvenes están llamados a las urnas por primera vez en unas generales al haber cumplido la mayoría de edad desde los comicios de noviembre de 2019. Además, el censo de residentes en el extranjero ha aumentado en más de 4.500 personas en comparación con los últimos comicios. Sin olvidar que en Balears han votado por correo 34.355 electores, el 94 % de los solicitantes.

En 2019 los socialistas ganaron con claridad en las generales, autonómicas y municipales. Aunque cuatro años han bastado para cambiar las tornas. Después de perder la presidencia del Govern, Francina Armengol decidió presentare como candidata de los socialistas este 23J —Marga Prohens hizo el camino inverso: de candidata del Congreso a presidenta del Govern— para ser una «voz fuerte» de las islas en Madrid, consciente de que la dinámica es totalmente diferente. El PSOE busca mejorar los resultados de hace cuatro años, aunque las encuestas les sitúan lejos del tercer escaño. 

En cambio, el Partido Popular tendrá como candidato al hasta ahora senador autonómico José Vicente Marí Bosó, que sustituirá a Prohens en la Cámara Baja. Pese a no ser tan conocido como Armengol, el presidente del PP de Ibiza siempre ha sido una persona importante dentro del partido, tanto en Baleares como en Madrid. Incluso durante una época, al principio de la campaña, su nombre circulaba como posible ministro si gana Feijóo, concretamente en turismo. Todas las encuestas dan una victoria clara a los ‘populares’, que podrían alcanzar incluso los cuatro diputados gracias a dos factores: el viento a favor de las elecciones del 28M y la entrada del partido en el Govern tras ocho años en la oposición.

En cuanto a Podemos, el resultado del 28M —desaparecieron del Parlament y del Consell de Mallorca— generó una gran crisis interna, con la cúpula dimitiendo en diferido, y les sitúo en una posición complicada porque Sumar, la plataforma de Yolanda Díaz, eligió a Ara Més como socio prioritario. Pese a ello se integraron en la coalición Sumar Més con reticencias claras al principio. Ahora su candidato será el exsenador autonómico Vicenç Vidal, que se ha marcado como objetivo conseguir el primer diputado de «estricta obediencia balear». Incluso se habla de reto histórico para el soberanismo, pese a las críticas de los sectores independentistas de Més, que han visto en esta unión una traición a los ideales y una sumisión ante la izquierda española. Las encuestas les otorgan un diputado y podrían optar al segundo.

En cuanto a Vox, el candidato será el exlíder del partido en Baleares Jorge Campos, que asume este nuevo reto después de conseguir este año ocho diputados en el Parlament, cinco más que en 2019, y ser decisivos en la gobernabilidad de las islas al cerrar un pacto con el PP de Prohens para los próximos cuatro años que incluye una gran parte de sus exigencias electorales.

El resultado de hoy dependerá de la movilización del electorado. La derecha confía en que, igual que sucedió a finales de mayo, los ciudadanos les volverán a otorgar la confianza, mientras que la izquierda considera que las primeras decisiones de PP y Vox generarán una respuesta contundente de los votantes de izquierdas. Ahora es el turno de la ciudadanía.