22 de marzo de 2019
22.03.2019
Entrevista

Marga Prohens: "El PP nacional, a sólo dos meses del 26M, debe tener en cuenta para sus listas a los líderes autonómicos"

"Es evidente que con la elección de Salom al Congreso había descontento en el partido"

22.03.2019 | 00:44

Con la elección de Marga Prohens (Campos, 1982), como cabeza de lista al Congreso el PP zanja una crisis por la imposición por parte de Pablo Casado, a espaldas de Biel Company, de María Salom, relegada finalmente al Senado. "Hemos zanjado el tema de manera rápida y limpia", afirma Prohens

P Doy por hecho que con la crisis por las listas electorales habló con Casado. ¿Qué le dijo?
R Hablé con el cuando vino el 1 de marzo, que celebró aquí el Día de Balears. Comentamos un poco sobre cómo se estaban confeccionando las listas. Cuando habló con los medios de comunicación dijo muy claramente que la potestad para hacer las listas de las generales es de la dirección nacional del partido, pero que evidentemente lo haría escuchando a Biel Company. Eso es lo que yo hablé con el.

P Pues no lo cumplió mucho.
R Bueno... Aquí nadie es mejor que nadie y nadie es imprescindible. Hay que mirar dónde encajamos mejor cada uno para que el partido salga ganando. En un momento dado se me planteó la posibilidad de ir al Congreso, Company me dijo que me necesitaba aquí y lo entendí. Mi primer compromiso es con Company, que sea el president del Govern. Pero también he dicho siempre que yo estaría en donde pudiera ser más útil para mi partido. Esto fue así hasta el martes al mediodía, cuando se nos pidió a todos una solución, a Salom, a mi, a Company, Casado... Todos hicimos un ejercicio de responsabilidad.

P ¿Quién les pidió ese ejercicio de responsabilidad?
R La dirección del partido en Balears. Había una situación de todos conocida, que no es la deseada, y había que encontrar una solución que debía ser la mejor para el partido. Se nos pidió a Salom que fuera al Senado y a mí al Congreso. Entendí que podía ser una buena solución, que veían con buenos ojos tanto Casado como Company.

P Es la responsable de comunicación interna del PP nacional, además de numero dos del PP balear. No me creo que no hablara con Génova ante la crisis que provocó la elección de Salom para el Congreso.
R A mí me llamó varias veces Teodoro García Egea, secretario general del PP nacional, para que le explicara lo que estaba pasando. Le expliqué que había habido una descoordinación entre los tiempos que manejaba la dirección nacional y los que manejábamos aquí. Aquí trabajábamos para cerrar las candidaturas a las generales esta semana, no el viernes pasado. Faltó tiempo. Estoy convencida de que al final se hubiera alcanzado un acuerdo favorable a todos. Estamos en un partido nacional y hay un orden jerárquico, pero evidentemente el peso de los presidentes autonómicos, máxime cuando estas generales son solo dos meses antes de las autonómicas, ha de tenerse en cuenta.

P Al final el que se ha salido con la suya ha sido Casado: usted es el cartel electoral al Congreso y Salom va al Senado
R Yo creo que al final todos estamos contentos. Hemos zanjado el tema de manera rápida y limpia. Con Casado hable ayer (el miércoles) y también está satisfecho.

P ¿Qué le dijo Casado?
R Nada especial. "Nos vemos pronto", es lo que me dijo.

P En el PP ha quedado una sensación agridulce por el espectáculo que se ha dado.
R Yo me fijo en lo que ha pasado a partir del martes. La militancia está ilusionada y motivada. Company desde el primer momento, y Pablo Casado está haciendo así las listas, dijo que el PP tiene que combinar juventud y experiencia. Creo que la militancia ha entendido que la lista del Congreso apuesta más por la renovación y la del Senado por la experiencia.

P El peso en unas generales recae siempre en el cartel electoral al Congreso. En la práctica Salom queda relegada
R Hablé con Salom y le encajaba bien la solución. Estaba satisfecha e ilusionada para hacer la campaña para el Senado, en donde es muy importante lograr la mayoría absoluta. Si el voto del centro derecha se va a otros partidos puede ser lo que impedirá que el PP tenga mayoría en el Senado y favorecerá que el pacto de Sánchez con la extrema izquierda tenga mayoría. El que quiera votar centro derecha, tiene que votar PP para el Senado.

P Es decir, apela al voto útil
R Apelamos a la aritmética electoral. A mi lo de voto útil no me gusta porque para mi cualquier voto es útil. Soy muy respetuosa con el voto de cualquier persona. Nadie se equivoca. Pero hay votos que sirven para el cambio y otros que se quedarán ahí, que no sumarán para el cambio. Aritméticamente solo hay dos posibilidades, aunque haya que hacer pactos: O será presidente Pedro Sánchez o lo será Pablo Casado. Si alguien tiene claro que no quiere que siga Sánchez en La Moncloa, tiene que votar a Pablo Casado. Es el voto seguro.

P ¿Usted atraerá más votos para el PP que Salom?
R Creo que aportamos cosas diferentes. A los que aportamos aire fresco, renovación, que era lo que se pedía para el Congreso, no nos iría bien si al lado no tuviéramos la experiencia. Desde que llegué a la política he tenido la suerte de trabajar con grandes maestras. En mi primera legislatura, Mabel Cabrer y en esta, al principio sobre todo, tuve la suerte de tener a María Salom al lado en el Parlament, hasta que fue nombrada delegada del Gobierno. Soy consciente de lo que puedo aportar al partido, pero también de mis limitaciones y de que se necesita de la experiencia.

P Con esta crisis, la imagen sobre la autoridad de Company ha quedado en entredicho. ¿Llegó a plantearse tirar la toalla y abandonar como líder del PP balear?.
R Las negociaciones (con Génova) las llevaba Toni Fuster (secretario general del PP balear) y es el quien sabe los detalles de como fueron las cosas. Es evidente que había descontento en el partido y había que solucionarlo y lo que hablé con Company en estos días fue en esos términos. El compromiso de Company con el proyecto de Balears y la ilusión que tiene de ser president del Govern es innegable.

P En el Parlament destaca por su estilo agresivo en los debates . ¿En el Congreso también reñirá tanto a sus rivales?
R (Ríe) Soy apasionada y la política me apasiona. Cuando creo en algo lo defiendo con pasión. He disfrutado mucho estos ocho años en el Parlament y creo que se me ha notado. No tengo enemigos en política. Tengo buenas relaciones con gente a las antípodas ideológicamente y que he coincidido en el Parlament. Me ha tocado ser durante tres años la cara visible de la oposición y es normal que haya tenido que hacer un poco este papel mas duro. Pero a la vez todo el grupo parlamentario ha hecho un trabajo no solo de oposición dura sino de a la vez ser capaces de llegar a acuerdos. Puedo ser muy dura, pero también se reconocer cuando debe haber acuerdo.

P Llegó al Parlament de la mano de José Ramon Bauzá. ¿Ha sido su gran decepción?
R Llegue de la mano de Nuevas Generaciones, donde llevaba muchos años. Después, Bauzá hizo una candidatura y me propuso ser portavoz adjunta en el Parlament. Para una chica sin experiencia en primera linea política era una gran oportunidad. La deriva personal de Bauzá ha sido una decepción para muchos. El que se ha ido es el, en el partido seguimos personas que trabajamos a su lado. Ahora pide el voto para Ciudadanos, un partido que tanto le da apoyar la investidura de Sánchez, le da lo mismo defender la gestación subrogada como no hacerlo, el liberalismo o no, la memoria histórica o no... Un partido veleta. Que Bauzá se sienta mejor pidiendo el voto para ese partido veleta, le define.

P A ese partido que califica de veleta es al que necesitará el PP previsiblemente para gobernar si las urnas lo permiten.
R No suelo hablar de otros partidos. Pero le repito:. ¿Un voto a Ciudadanos irá a hacer presidente a Pablo Casado? No lo se.

P ¿Y Vox?
R No es un secreto que hay cosas que no me gustan de Vox. Ni a mi ni al PP. Las lineas rojas del PP no se han roto ni se van a romper. En Andalucía, en el pacto firmado no se rompió ni una linea roja del PP. Todos los términos que supongan retroceder en derechos y libertades no están en ese acuerdo. Si no se cedió en Andalucía a según que cosas, no se va a ceder.

P Los votos que van a Vox los pierde el PP y, al igual que a Ciudadanos, puede que también les necesiten para gobernar.
R Yo lo que digo es que si alguien quiere votar al centro derecha, debe votar al PP. ¿Que se han hecho cosas mal? ¿Que hay gente enfadada y necesita un voto de rebeldía como hizo hace cuatro años con Podemos y ahora lo hace con Vox? Podemos detectar que hay problemas en la sociedad, la diferencia es cómo solucionamos estos problemas. A mi no me vale la política de trazo grueso, la populista sea de derecha o de izquierdas. Al final genera frustración y decepción entre sus votantes. La política debe ser de trazo fino, de detalle, más allá de 140 caracteres de un tuit. Hay partidos que hacen mucho ruido...El PP es el mayor partido de España.. Tenemos que alejarnos de ese ruido e ir a la política del trazo fino y la solución.

P Usted no era de las más cercanas a Company en el partido.
R Es que no lo conocía. Mire, esto no es un proyecto personal. El PP se equivocará si un día se convierte en un proyecto unipersonal. Todos tenemos nuestro papel. Creo profundamente en el proyecto de Company para Balears, un proyecto de ser moderados y de la centralidad sin complejos. Company viene de la sociedad civil y se nota mucho. Me ha enseñado mucho. Es una persona humilde, que sabe muy bien lo que quiere y lo defiende con pasión. Se fia de su equipo y delega mucho. Es exigente y ejerce un verdadero liderazgo. A veces la imagen que proyectamos no se corresponde del todo con la realidad. Yo por ejemplo doy la imagen de estar todo el día enfadada. Biel Company es una persona muy sensible a los problemas de las personas y la sociedad y es una de las cosas que más me ha sorprendido al trabajar con el. Es un tío muy sensible y con un gran corazón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook