12 de junio de 2019
12.06.2019

La izquierda negocia suprimir cuatro autovías y reducir en rústico la edificación

El Pacto del Consell contempla modificar el Plan de Carreteras y eliminar desdoblamientos como el de Andratx o el de Manacor-Sant Llorenç

11.06.2019 | 23:38

Los partidos de izquierdas en el Consell de Mallorca también se han puesto a negociar a destajo los acuerdos programáticos para formar el gobierno insular. Sobre la mesa está una modificación de gran calado del Plan Sectorial de Carreteras, por la que además de suprimir un tramo y minimizar otro del Segundo Cinturón de Palma, también se quieren eliminar hasta cuatro autovías proyectadas. Asimismo, se modificará a la baja el Plan Territorial de Mallorca para reducir la edificación en suelo rústico y no se descarta tomar medidas con la parcela mínima y la edificabilidad.

Las carreteras han sido el gran dolor de cabeza para la izquierda durante esta pasada legislatura en el Consell. Lo han sufrido especialmente los de Podemos y en gran medida los de Més con la autovía o desdoblamiento de Campos a Llucmajor. Es por ello que uno de los primeros puntos que han abordado los partidos en la negociación es el de carreteras.

PSIB, Podemos y Més ven con buenos ojos la modificación del Plan de Carreteras para borrar los desdoblamientos de Andratx, el de Manacor a Sant Llorenç, el desdoblamiento de la carretera de Cala Blava y el tramo del polígono de Son Bugadelles. Asimismo, hay proyectadas hasta cinco rondas de circunvalación de varios municipios que también se eliminarán. Lo que ocurre es que deberán negociar con el ministerio de Fomento dicha modificación del Plan de Carreteras, ya que el dinero lo pone Madrid y en el caso de no ejecutar los proyectos la financiación estatal se suprimirá.

Por otra parte, también tienen pensado afrontar una importante modificación del Plan Territorial de Mallorca. Més y Podemos están por la labor de acometer reformas de calado para reducir la edificación en suelo rústico. Lo que ocurre es que en el PSOE no son partidarios de aumentar la parcela mínima para edificar en el campo, que ahora está en 14.000 metros cuadrados. Lo que sí podrían aceptar los socialistas es una reducción de la edificabilidad en el campo con el objetivo de prohibir piscinas. Desde el Consell siempre han apuntado que el auge del alquiler turístico ha provocado un incremento de construcción en suelo rústico.

Por todo ello, también en la mesa de las negociaciones está acometer cambios en el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT), instrumento aprobado de forma inicial y que debe regular el alquiler turístico. Més, que se incorporó ayer a las negociaciones después de levantarse de la mesa, propone que se contemplen toda una serie de alegaciones que realizó la Comisión Balear de Medio Ambiente y que proponía eliminar terrenos aptos para hoteles.

Desde Podemos, Més y el PSIB aseguraron que en el Consell solo se han iniciado las conversaciones programáticas y esperan no entrar en el organigrama y el reparto de áreas hasta finales de semana. Se sabe que a Podemos le gustaría Medio Ambiente y Més el IMAS. La última palabra la tendrá el PSIB de Catalina Cladera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook