Presidente de la Junta de Andalucía

Juanma Moreno: «Prohens será presidenta, pero Armengol es una adversaria dura y difícil»

«Ganar en Baleares y Comunidad Valenciana es importantísimo para que Feijóo llegue a La Moncloa» - «La ley de vivienda nace con errores y no se ha consensuado con las Comunidades»

Juan Manuel Moreno Bonilla, ayer durante la entrevista.

Juan Manuel Moreno Bonilla, ayer durante la entrevista. / Pere Joan Oliver Orell

Guillem Porcel

Guillem Porcel

Presidente de la Junta de Andalucía. El único barón del PP que ha conseguido una mayoría absoluta en los últimos tiempos para evitar un gobierno con Vox, una gesta que anhela la candidata del partido en Baleares, Marga Prohens. «Soy optimista: es el momento idóneo para que ella asuma la responsabilidad», asegura.

¿Cómo se consigue una mayoría absoluta en tiempos de fragmentación política? 

No hay ninguna receta mágica. Uno tiene que ir a la centralidad, al núcleo amplio de la mayoría. Porque la gran parte de la sociedad se mueve en espacios templados, moderados, donde se sienten cómodos. Lejos de la radicalidad. En Andalucía hemos gobernado para todos, independientemente de si nos han votado o no. Siempre con actitud de diálogo y moderación. Esa ha sido la fórmula de éxito.

Marga Prohens anhela su libertad, pero las encuestas no apuntan en esa dirección. ¿Le ha pedido algún consejo?

Todos anhelamos una mayoría suficiente para no tener que depender de nadie y tener las manos libres. Es complicado, pero se pueden conseguir. Tiene que haber una mayoría social que apueste por un proyecto como el nuestro, moderado y abierto, y después está el voto útil. Los ciudadanos deben reflexionar sobre la utilidad de su voto. El voto razonable está en las grandes fuerzas políticas. El cambio solo está en el PP de Prohens.

¿Cómo ve el horizonte político en Balears?

Prohens va a ser presidenta porque está en un punto de madurez personal y profesional. Es el momento idóneo para que asuma la responsabilidad. En los actos y paseos por la calle he observado que hay pulsión de cambio en la mayoría de la sociedad de Balears. Quieren otra manera de gobernar. Soy muy optimista.

¿Francina Armengol es una buena adversaria política?

Sí, es una adversaria política compleja y difícil. Prohens no se está enfrentando a cualquier dirigente. La conozco y es una contrincante dura a la que hay que tener mucho respeto.

El PP balear quiere copiar su reforma fiscal, aunque la izquierda avisa de que esto va a suponer recortes en sanidad o educación.

Nosotros hemos eliminado los impuestos de Sucesiones y Donaciones y hemos bajado el tramo autonómico del IRPF. Esto ha supuesto que tengamos casi 200.000 nuevos contribuyentes. Muchos de ellos estaban en economías irregulares y otros estaban censados en otras regiones como Madrid, pero han decidido volver. Convertir Andalucía en la segunda comunidad con menor presión fiscal, solo por detrás de Madrid, ha provocado que aumente la inversión y la actividad económica. Hemos ingresado hasta 2.000 millones de euros más. No ha habido ningún recorte.

¿Ganar en Balears y Comunidad Valenciana es fundamental para que Alberto Núñez Feijóo llegue a la Moncloa?

Es importantísimo. Son dos comunidades autónomas muy relevantes. Para nuestro proyecto sería un salto cualitativo y cuantitativo. Los dos objetivos son alcanzables y estamos en condiciones de disputar esa mayoría asociada a los actuales gobiernos. Hay un sentimiento de agotamiento del sanchismo imperante en toda España. Y en el caso de Francina Armengol y Ximo Puig, ambos son miembros activos de ese sanchismo del que los ciudadanos están cansados.

¿El mejor aliado para una victoria del PP es la división de la izquierda?

Es difícil atender a una sola variable en las elecciones, pero cuando hay una mayor segmentación en los adversarios políticos siempre hay más posibilidades de concentrar el voto en tu opción política. Aunque depende del nivel de participación y el nivel de esos votos. Dependerá mucho de la participación y del interés de los electores.

Balears quiere ser la primera comunidad en implementar la nueva ley de vivienda. ¿Usted hará lo mismo?

Nace con errores de base. No se ha consensuado con promotores, inmobiliarias y con la Comunidades Autónomas. Ha sido una imposición y tiene una enorme carga electoral. Es uno de los muchos conejos que Sánchez se está sacando de la chistera a lo largo de esta legislatura. Queremos reformar la ley cuando Feijóo cambie España a partir de diciembre. El intervencionismo en el mercado de la vivienda no funciona. Este es un país donde la gran inversión y el ahorro se ha hecho desde el punto de vista inmobiliario. La manera de ahorrar de las generaciones anteriores ha sido comprándose una casa. Esa es su pensión y su futuro. Hay mucho inmueble en España que está retenido por falta de seguridad jurídica. Cuanta más oferta haya, más van a bajar los precios.

Suscríbete para seguir leyendo