31 de mayo de 2019
31.05.2019

Errores en los datos de las elecciones municipales en cinco de los seis municipios de las Pitiusas

Solo Sant Joan se libra de fallos en el volcado de los datos del escrutinio a la aplicación con la que se transmitieron a Interior

31.05.2019 | 11:09

El error en el volcado de los datos del escrutinio a la aplicación con la que se enviaron el domingo por la noche los resultados de las elecciones municipales en Ibiza al Ministerio del Interior no se produjo solo en Vila: Sant Joan es el único municipio pitiuso donde no hubo baile de votos. Los fallos en Sant Josep, Sant Antoni, Santa Eulària y Formentera fueron de menor entidad que en Ibiza, donde la verificación del recuento ha revelado que al PSOE se le asignaron 993 votos menos y a Proposta per Eivissa, la nada despreciable cifra de 919 sufragios más. El resultado es el ya conocido: un escándalo mayúsculo y un cambio radical en el reparto de escaños, pues el PSOE gana tres y con ellos las elecciones; el PP uno, PxE pierde sus dos concejales y Ara y Vox, el que había logrado cada uno.

Los errores en Ibiza no se limitaron a PSOE y PxE. Así, en los datos que facilitó el Ministerio del Interior, Ciudadanos tenía 131 votos menos de los que recoge el acta del escrutinio; Ara tenía 197 más; Podemos, 187 menos, los mismos que se regalaron a Vox de más.

En los demás municipios los errores no implican un cambio en el número de concejales, pero revelan que la chapuza a la hora de transmitir los datos la noche electoral fue generalizada. Así, en Santa Eulària, al PP Interior le asignó la noche electoral 81 votos menos, al PSOE 49 y a Podemos, 36. Salieron ganando con el descoloque de las cifras Proposta per Eivissa, que recibió 62 papeletas de más; Ara, con 44 extras; y, sobre todo, Vox, con 69 adicionales.

Sospechoso triunfo de Carolina Beltrán, de EPIC, en Sant Jordi

Uno de los datos sorprendentes al analizar los resultados por mesas fue que la desconocida Carolina Beltrán, de EPIC, había ganado en una mesa de Sant Jordi, con 94 votos frente a los 22 del PSOE y los 63 del PP, y había sacado 50 en otra del mismo colegio, solo 7 menos que los populares.

Ahora se ha conocido la explicación: en el volcado de los datos se atribuyeron a este partido 131 votos más de los reales en Sant Josep, y al PSOE, 72 menos. Ara tuvo 17 papeletas más de las que le correspondían; Unidas Podemos, 39 menos, y Cs, 20 menos. Todos los partidos, salvo el PP, tenían los datos cambiados.

Otra mesa muy sospechosa fue una del colegio Santa Eulària (la 1-007-A), en la que Vox arrasó con 84 votos (la formación de ultraderecha no ganó en ninguna mesa de las islas), frente a las tres miserables papeletas que reunió el PP y las 18 del PSOE. En esta extraña mesa, PxE sumó 67 y Ara, 51, según los datos erróneos del Ministerio del Interior. En el recuento oficial que hizo la Junta Electoral de Zona se hizo la luz sobre el inaudito comportamiento de los electores de esta mesa: el PP en realidad obtuvo 84, y el PSOE 67. De hecho, quien volcó los datos de las actas a la aplicación del Ministerio no dio ni una: todos los partidos tienen sus votos intercambiados.

De este modo, los 51 votos de Podemos se los habían atribuido a Ara; los 10 de Ara habían ido a parar a Cs; los 18 de Cs, al PSOE; los 67 del PSOE, a PxE, que salió enormemente beneficiado, pues en realidad solo logró 2 en esa mesa. Dos papeletas que fueron a EPIC. Las 3 de EPIC acabaron en el PP, en este caótico baile de cifras. Como si el Sombrerero Loco hubiera sido el encargado de volcar los datos en la aplicación diseñada para Interior por la empresa adjudicataria, Scylt y Vector. Así no había quien entendiera nada. Curiosamente, en la mesa vecina, la B, los datos se transmitieron correctamente.

Las alarmas se encendieron entre algunos socialistas cuando comprobaron que los resultados que iba facilitando el Ministerio en su web no se correspondían con los que habían enviado sus apoderados e interventores.

Un error de enorme calado

El error en el caso de Ibiza ha adquirido proporciones insólitas. Los fallos en el volcado se produjeron en 11 mesas, donde los votos de los partidos se intercambiaron, lo que dio lugar a un panorama difícil de creer en el que el partido de Antonio Roldán, Proposta per Eivissa, lograba más de 1.500 votos y quedaba como tercera fuerza, por delante de Unidas Podemos y Ciudadanos. Y tenía la llave del gobierno. Tras la corrección del fallo, sus resultados se desploman hasta los 648 sufragios, solo por delante de Ara, y por detrás incluso de los recién llegados de Vox.

El origen del error se encuentra al parecer en que el orden de los partidos que aparecía en la app por la que se transmitían los datos al Ministerio del Interior no era el mismo que el que figuraba en las actas oficiales (ver página 3) en las que se registró el resultado del escrutinio.

En Formentera la diferencia fue de solo un voto, que se atribuyó a Sa Unió pero era del PSOE. El único municipio pitiuso donde los datos facilitados por el Ministerio del Interior coinciden con los del acta oficial es Sant Joan.

La proliferación de errores semejantes en la transmisión de los datos electorales en el resto de España ha puesto seriamente en entredicho a la unión temporal de empresas formada por Scylt y Vector, que resultó adjudicataria del concurso y diseñó la aplicación que sirvió para difundir los datos que se pueden consultar en la web de Interior.

Marí Bosó sigue siendo ganador


Llama la atención que después de que la Junta Electoral de Zona certificara el grave error cometido al volcar los datos a la aplicación de Interior, en su página web no se hayan actualizado los datos, por lo que el candidato del PP, José Vicente Marí Bosó, sigue siendo el virtual ganador de las elecciones en Vila; y el partido de Roldán sigue luciendo sus ya inexistentes dos concejales, junto con los de Ara y Vox que se esfumaron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook