27 de mayo de 2019
27.05.2019

El Pi se resigna a ser irrelevante en la formación del nuevo Govern

Los regionalistas mantienen los tres diputados en el Parlament, insuficientes para ejercer el papel de bisagra que anhelaban

27.05.2019 | 04:05

Noche electoral frustrante para El Pi, que volverá a ser irrelevante de cara a formar Gobierno la próxima legislatura. El partido liderado por Jaume Font mantiene los tres escaños en el Parlament que tenían el pasado curso, insuficientes para ejercer el papel de bisagra que los regionalistas anhelaban para tener influencia en el próximo Ejecutivo.

"Esperábamos hacer algo más, pero entre las elecciones generales y las autonómicas, hemos vivido una campaña muy polarizada. Hemos mantenido los tres diputados en el Parlament y los tres consellers en el Consell de Mallorca, y creo que tenemos que estar contentos", resumió Jaume Font, número uno en la lista al Parlament.

Los regionalistas también se estancan en el Consell, donde conservan los tres asientos que tenían el pasado curso. El partido no ha tenido el respaldo suficiente y tampoco tendrá nada que decir en la formación del nuevo Gobierno de la institución insular, donde la izquierda repetirá mandato.

Más difícil lo tenían en Palma, donde los regionalistas volvieron a estrellarse en su intento por entrar en Cort. Josep Melià tampoco ha dado con la fórmula para echar raíces en la capital, pero encontrará acomodo en el Parlament, donde el partido le reservó un asiento como número 3.

Font, Catalina Pons y el propio Melià representarán al partido regionalista en la cámara legislativa. Xisca Mora, Antoni Amengual e Isabel Febrer, por su parte, se sentarán en el Consell de Mallorca.

El Pi había subido el listón de sus expectativas de cara a una campaña electoral en la que esperaba unos resultados más propicios - "creo que será un resultado maravillosos"-, vaticinó Font después de votar por la mañana. El líder del partido estaba convencido de que la formación conservadora -todavía joven-daría un salto adelante y sería decisiva para condicionar el próximo Govern. Pero lo cierto es que ha perdido casi cuatro mil votos con respecto a los comicios autonómicos de 2015.

"Resistir está muy bien"


Pasada la medianoche, Font tuvo que rendirse a la evidencia, aunque trató de poner buena cara. "Somos un partido joven, nos hemos ilusionado y hemos hecho una campaña seria, divertida y cercana. Estamos contentos y esperamos ser decisivos en muchos ayuntamientos", indicó el líder del partido.

Font no encontró palabras para justificar su estancamiento. "Cuando veo la bajada que han tenido partidos como Podemos o Més, me doy cuenta de que resistir está muy bien", afirmó para tratar de levantar los ánimos de candidatos, simpatizantes y apoderados presentes en el hotel Protur Naisa, escenario elegido por los regionalistas para seguir el recuento electoral.

"Ha habido una vorágine de partidos como Ciudadanos o Vox, que han contado con un apoyo mediático brutal. En todo caso hemos consolidado nuestro resultado anterior y mantenemos una importante representación maunicipal en Mallorca e Ibiza", continuó el político pobler con su análisis.

De hecho, el único consuelo que encontraron anoche los regionalistas fue el vigor mostrado en plazas como Costitx, Porreres, Sencelles o Campanet, donde tendrán representación por primera vez.En otros municipios sí serán decisivos a la hora de dar alcaldías.

Termina un decepcionante ciclo electoral para El Pi, que hace un mes se quedó muy lejos de que la candidatura que encabezaba Joan Miralles lograra entrar en el Congreso de los Diputados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook