23 de mayo de 2019
23.05.2019

¿Quién ganará las elecciones en Baleares?

Los resultados que vaticinan las encuestas permitirían la repetición de un pacto de izquierdas, pero tampoco hay que descartar que El Pi sea la llave en los comicios que se celebran el próximo domingo

23.05.2019 | 12:36

El próximo domingo casi 800.000 personas de las islas están llamadas a las urnas para decidir las principales instituciones de Baleares. Unas elecciones que se presentan abiertos y con los resultados inciertos a escasos días de las votaciones. Se se producen los resultados que han vaticinado las encuestas, especialmente la del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), permitirían la reedición de un pacto de izquierdas con PSIB-PSOE, Podemos y Més. No obstante, tampoco hay que descartar que El Pi se convierta en la fuerza bisagra y tenga el poder de decidir quien ocupará la presidencia del Govern.

Francina Armengol (PSIB-PSOE), Juan Pedro Yllanes (Unidas Podemos) y Miquel Ensenyat (Més), han realizado una campaña electoral sin ninguna puya entre ellos. Han demostrado una sintonía total para evitar problemas a la hora de volver a firmar unos acuerdos por el cambio. El CIS auguró la pasada semana unos resultados en las elecciones autonómicas que otorgaban entre 17 y 19 diputados a los socialistas, (entre 3 y 4 más que en 2015), Podemos pasaría de 10 a una horquilla de entre 7 y 8, Més bajaría un diputado, ya que el CIS le da entre 7 y 8 escaños. Al igual que El Pi de Jaume Font que estaría entre igualar el resultado de 2015 con tres escaños o perder uno. Por su parte, Ciudadanos que lidera Marc Pérez Ribas sube con fuerza con 10 diputados, 8 más que en 2015.

Las diferentes encuestas también han vaticinado una importante caída del Partido Popular de Biel Company, el partido hegemónico de Baleares que por primera vez en la historia podría dejar de ser la lista más votada en las islas. Los resultados que le atribuyen las encuesta a los populares están entre los 14 y los 16 diputados. La irrupción de Vox con Jorge Campos a la cabeza, que puede obtener representación en el Parlament, penaliza seriamente a la derecha, ya que la dispersión del voto hace muy difícil poder formalizar un pacto.

La única posibilidad de la derecha sería que El Pi incrementara los resultados que cosechó en 2015 (tres diputados), cosa factible ya que el partido regionalista siempre sale mal parado en las encuestas. Lo mismo le ocurre a Més, que en 2015 le daban solo cinco diputados y consiguió 9. Los regionalistas que lidera Jaume Font, en el caso de ser decisivos, pueden tener la llave de la gobernabilidad y decidir entre investir presidenta a Francina Armengol con la izquierda o a Biel Company con Ciudadanos y posiblemente el apoyo externo de Vox.

Tampoco es descartable que los resultados que salgan de las urnas del próximo domingo confeccione diferentes pactos en cada una de las instituciones. Puede ocurrir que la derecha gobierne el ayuntamiento de Palma, o incluso el Consell de Mallorca, mientras la izquierda se queda con el Govern.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook