11 de noviembre de 2019
11.11.2019

PSIB, PP, Podemos y Vox empatan con dos diputados cada uno y Cs se desploma

Los socialistas pierden un escaño, el PP recupera posiciones y logra un representante más, la ultraderecha muestra su ascenso y los morados se mantienen - Balears fue la Comunidad con mayor abstención, solo superada por Ceuta y Melilla - Armengol llama a Sánchez a pactar con el partido de Pablo Iglesias

11.11.2019 | 02:43
El socialista Pere Joan Pons responde ayer a los periodistas junto a Armengol.

Vuelco electoral en Balears. El escenario político que dejan las urnas difiere totalmente del que surgió de los comicios del 28 de abril. Si en aquella ocasión el PSIB se convertía en el claro triunfador y el PP se hundía hasta convertirse en la cuarta fuerza de las islas, superados por Ciudadanos como el partido más votado de la derecha, en esta ocasión los populares se acercan a los socialistas, que pierden un diputado aunque se mantienen como la fuerza más votada, mientras el partido naranja sufre un fuerte descalabro que le deja fuera del Congreso de los Diputados y Vox gana un escaño. El resultado es un cuádruple empate entre PSIB, PP, Podemos y Vox, que se reparten los ocho escaños por Balears con dos para cada uno.

El gran damnificado de la cita electoral en las islas es Ciudadanos, siguiendo el contundente hundimiento del partido en el conjunto del país. Tras él, los socialistas, que pierden uno de los tres escaños que consiguieron el 28 de abril en las islas. Esos dos representantes en la Cámara Baja del partido naranja y del PSIB van a parar al PP y a Vox, con un empate entre la derecha y la izquierda en el reparto de los representantes por Balears.

Así, el socialista menorquín Pau Morlà es uno de los tres diputados que pierde el PSOE en el conjunto del Estado. La fuerte abstención de los ciudadanos de las islas ha perjudicado de manera especial a las filas que lidera Francina Armengol, una de las dirigentes del partido que advirtió a Pedro Sánchez de que convocar elecciones era un error. Con una abstención del 41,29 por ciento (sólo superada por Ceuta y Melilla), frente a la del 34,63 por ciento de abril, los socialistas se quedan en Balears sin el respaldo de 21.563 votantes de los que les apoyaron hace medio año, aunque porcentualmente solo pierdan un punto. El resto de los partidos, salvo Ciudadanos, no sufren el mismo castigo a pesar de la abstención.

Así, tanto PP como Vox aumentan significativamente su número de votantes. En el caso de Unidas Podemos, es cierto que se deja en el camino el apoyo de 10.501 ciudadanos, pero es casi el mismo número que logra en las islas Más País, el partido de Íñigo Errejón.

En el caso del PSIB la pérdida de uno de sus tres escaños tiene el añadido de que se produce por tan sólo 884 votos, los que hubiera necesitado para arrebatarle el segundo representante de Vox. Ayer, Armengol afirmó que la "mala noticia" de la jornada electoral había sido la "subida de la extrema derecha en España y Balears" y lanzó de nuevo un mensaje a Pedro Sánchez afirmando que para formar un Gobierno "rápido" que "desbloquee" la situación en el país, "la salida es a la izquierda". Con estas palabras rechazaba la posibilidad de un Gobierno socialistas gracias a la abstención del PP y apuntaba claramente al acuerdo con Podemos, siguiendo la fórmula de pacto con la que gobierna en Balears.

La pérdida de un diputado fue compensada por el resultado en el Senado por Mallorca, en donde los socialistas mantienen los dos escaños que lograron en abril. Eso sí, en esta ocasión la popular María Salom ha sido la más votada, por encima de los socialistas Cosme Bonet y Susanna Moll. El PSIB también conserva el senador por Eivissa. En Menorca, con el 98,79 por ciento de los votos escrutados, el popular Jordi López Ravanals era el probable senador, por tan solo 105 votos de diferencia con el PSIB.

La seriedad en los rostros de la cúpula socialista en la sede del partido contrastaba con las sonrisas en la del PP. Si hace seis meses los populares de las islas sufrían una debacle histórica y pasaban a ser la cuarta fuerza, quedándose con un solo diputado, en esta ocasión se sitúan como el segundo partido más votado en las islas, a 11.642 votos del PSIB, y consiguen un segundo escaño. Las huestes de Biel Company recuperan 16.141 votantes de los que perdieron el 28 de abril, dando un respiro al líder balear del partido tras los malos resultados de las últimas citas electorales. Si hace seis meses se quedaba con el 16,85 por ciento de los votos, casi diez puntos menos que el PSIB, ayer recortaron considerablemente su distancia con los socialistas, quedándose a algo más de dos puntos de diferencia.

Así, aunque no logran alcanzar los resultados de 2016, cuando se hicieron con tres de los ocho diputados de Balears, superan la barrera de los 100.000 apoyos. Company fue contundente desde la sede del PP: "Ni sorpasso ni historias, el PP ha demostrado que es el auténtico centroderecha".

La derrota de Ciudadanos


Con estas palabras se refería a Ciudadanos, el que ha sufrido la mayor derrota en Balears dejando a Joan Mesquida fuera del Congreso. El partido naranja ha perdido en las islas 56. 998 votos de los 90.340 que consiguió en abril. "Desenterrar a Franco ha servido para resucitar a la extrema derecha", declaró ayer Mesquida en referencia a Vox. Sin embargo, el ascenso del partido de ultraderecha no tiene comparación con el descalabro de Cs, que pasa de superar al PP hace seis meses en Balears a quedarse tan solo con 33.342 votos, un 7,36 por ciento del total, situándose como la quinta fuerza de las islas.

Vox gana en estos comicios en Balears 18.779 votos más que en los del 28 de abril y, con un 17,08 por ciento, se convierte en la cuarta fuerza en las islas, por detrás de Podemos. La suma del número de votos con los que la ultraderecha engorda su granero y los que recuperan los populares no se acerca a la magnitud del descalabro del partido naranja, siguiendo la suerte del partido en el conjunto del Estado.

El líder de Vox en Balears, Jorge Campos, dejó ayer claro que este ascenso convierte a su partido "en una clara opción de gobierno en las elecciones autonómicas y municipales", para las que aún quedan casi cuatro años. "Vox es un partido que ha venido para quedarse y para terminar con el pantacatalanismo", sostuvo.

En el bloque de la izquierda Podemos aguanta en las islas, a pesar de perder la segunda posición que consiguió hace medio año tras el PSIB. De hecho, el partido morado, a pesar de dejarse 10.501 votos, mejora ligeramente su resultado porcentual. La pérdida, en su caso, no es tanto fruto de la abstención como de la irrupción de Más País. El partido de Errejón no consigue ningún escaño en las islas, pero logra 10.605 votos, prácticamente los que se deja Podemos en estas elecciones. Los dirigentes del partido morado no ocultaban ayer su satisfacción por haber salvado sus dos escaños, a la vez que aprovechaban para arremeter contra Pedro Sánchez, culpándole del ascenso de la ultraderecha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook