11 de noviembre de 2019
11.11.2019

Mesquida culpa a Sánchez de resucitar a la extrema derecha con Franco

Ciudadanos lamenta la pérdida de su único escaño: "Es una derrota sin ninguna duda y un pésimo resultado, ahora toca sacar conclusiones"

11.11.2019 | 02:17
El candidato de Ciudadanos al Congreso en Balears, Joan Mesquida, ayer en la sede en Palma.

Debacle de Ciudadanos en Balears. El candidato al Congreso de los Diputados de la formación naranja en las islas, Joan Mesquida, ha perdido el único escaño que tenía y su partido pasa a ser la quinta fuerza política.

Mesquida compareció ayer a las once y media de la noche con rostro serio ante los medios de comunicación en la sede del partido en Palma.

Flanqueado por la candidata número dos al Congreso, Patricia Guasp, la aspirante al Senado, Beatriz Medina, el portavoz del partido en el Parlament de Balears, Marc Pérez- Ribas y la secretaria de organización, Joana Capó, Mesquida reconoció sin tapujos que los resultados fueron "claramente malos". Según el candidato de Balears, "ahora toca analizar las causas y sacar conclusiones".

"No ha sido posible conseguir un diputado. Vamos a hacer de esta derrota una oportunidad y tratar de seguir creciendo", aseguró Joan Mesquida. "Es una derrota sin ninguna duda, es un pésimo resultado, ninguna encuesta nos daba un resultado así", añadió el cabeza de lista del partido naranja en las islas. "Ahora, iniciaremos un proceso de reflexión", insistió el antiguo director general de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

Las caras largas y desencajadas eran patentes en la sede del partido naranja en las Avenidas de Palma en la medianoche. Unas horas antes, en el momento del cierre de los colegios electorales, caía una tromba de agua en la ciudad. Los rayos y truenos en Palma parecían presagiar el descalabro de la formación liderada por Albert Rivera.

Caída en picado


Ciudadanos ha caído en picado en los últimos seis meses. Ha perdido 56.872 votos en el archipiélago desde las pasadas elecciones del 28 de abril de 2019, pasando del 17,43 por ciento al 7,36 por ciento de los sufragios. Este es el segundo peor resultado de la historia del partido naranja en las islas desde marzo de 2008, dos años después de su creación.

La formación naranja obtuvo ayer 33.342 votos en Balears y se quedó sin ningún escaño en el Congreso. "Aunque no tengamos este diputado, con los afiliados defenderemos los intereses de los ciudadanos de Balears", indicó ayer por la noche Mesquida, quien felicitó al partido ganador, el PSOE y agradeció a los ciudadanos que le dieron su apoyo.

"Desenterrar a Franco ha servido para resucitar a la extrema derecha", subrayó Mesquida, en referencia al aumento de votantes y de diputados de Vox. "Somos conscientes de que queda un mapa político con más bloqueo", agregó Mesquida. Según el candidato al Congreso, la repetición electoral deja una inestabilidad política mayor, ya que también han crecido los partidos independentistas. "Otro factor es el crecimiento de la ultraderecha", recalcó, al tiempo que hizo hincapié en que se habían polarizado los extremos y que había euforia en partidos como Vox, Esquerra Republicana y Bildu.

"Vamos a seguir trabajando de cara al futuro. Lo que representa el proyecto de Ciudadanos está más vivo que nunca", comentó Mesquida, quien dio su apoyo al líder de la formación a nivel nacional, Albert Rivera. "Rivera es un gran líder político, es el mejor líder político que tenemos", aseguró.

El partido naranja ha pasado de ser el primero de la derecha en Balears al tercero y con diferencia al haberse quedado sin representación, por detrás de PP y Vox, que obtienen dos escaños cada uno.

En Palma, Ciudadanos fue la segunda fuerza en los pasados comicios de abril de 2019, mientras que ahora ha perdido 11 puntos y se sitúa en la quinta posición. A nivel nacional, la formación que lidera Albert Rivera queda relegada al sexto puesto, por detrás de Esquerra Republicana, y pierde 47 diputados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook