30 de abril de 2019
30.04.2019

3.000 votos repartidos entre PSOE y Podemos impiden un diputado de Ciudadanos que suponía el empate

Los socialistas sumaron el último diputado de Balears, el tercero para ellos y el quinto de la izquierda, por 700 votos

30.04.2019 | 02:45
3.000 votos repartidos entre PSOE y Podemos impiden un diputado de Ciudadanos que suponía el empate

En la recta final de campaña y en su intento por desactivar una fuga de votos bajo el paraguas del voto útil, Més difundió un vídeo en el que aseguraba que, con la Ley d'Hont, 3.000 votos que en manos del PSOE podían resultar inútiles y dar un diputado a la derecha, eran más útiles en Més, que podía arrebatarle con esos votos un escaño a la derecha. La realidad contradice hoy a Més. Ciudadanos se quedó a menos de 700 votos de sumar un diputado, arrebatárselo al PSOE e igualar el bloque de izquierda y derecha en Balears en un 4 a 4, donde hoy se encuentra un 5-3.

La candidatura del PSOE encabezada por Pere Joan Pons, que sumó desde el inicio del escrutinio los tres escaños en Balears y que acabó la noche con 136.358 votos y un 26,34 por ciento de los votos estuvo a punto de perder sobre la bocina el escaño que corresponderá al menorquín Pau Morlà. El tercer escaño socialista fue el último en adjudicarse y lo hizo por 45.452 votos. Ciudadanos estuvo a punto de llevarse ese diputado tras llegar a los 90.214 votos. El segundo escaño, que hubiera correspondido al hasta ahora diputado Fernando Navarro, se quedó con 45.107 votos, una diferencia que se hubiera salvado con 692 votos más a Albert Rivera.

Una realidad que lamentaban el domingo por la noche en la sede de Ciudadanos rezando por revertirlo con el voto por correo.

Podemos amarró el segundo


El séptimo escaño, el segundo de Podemos, que será Lucía Muñoz, le costó 46.120 votos. También hubiera podido caer en manos de Ciudadanos si la candidatura de Pablo Iglesias se hubiera quedado 2.028 votos por debajo. En un caso como en otro, el segundo escaño para los liberales se hubiera traducido en un empate entre izquierda y derecha en Balears. Una distancia que la candidatura de Mesquida hubiera salvado si votantes que dudaron entre Cs, PP o Vox y que acabaron votando a PP y Vox se hubieran decantado por los naranjas.

De este modo, lejos de los cálculos y previsiones sobre la Ley d'Hont, si Més hubiera logrado desactivar parte del mensaje del voto útil y los 2.027 votos por los que aventajó Podemos a Ciudadanos o los 692 que dieron el último escaño al PSOE hubieran sido para los ecosoberanistas, que tuvieron 25.384 votos, la coalición habría quedado igualmente por debajo de los 30.000 y lejos de conseguir el escaño, que habría quedado en manos de Ciudadanos y que se habría traducido en el empate a diputados entre izquierda y derecha en Balears.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook