Un juez ha redactado junto a su esposa un contrato para que su hija de 12 años haga un buen uso del móvil. El texto, publicado en redes sociales, ya ha recibido más de 23.000 me gustas.

Este es el tweet en cuestión:

Las normas del contrato viral

El contrato deja muy claro cómo debe ser el uso que haga la niña del móvil:

  • "Papá y mamá pagan Internet. Por tanto, en cualquier momento, podemos pedirte el teléfono y ver lo que hay en cualquier aplicación y tenemos que conocer las contraseñas", indica el contrato.
  • La instalación de aplicaciones de redes sociales sólo podrá realizarse "previa autorización nuestra" y "en su caso con las decisiones que fijemos entre las que podrán estar, el uso compartido de la cuenta".
  • Además, el juez pone límites también para los momentos del día en los que la niña podrá utilizarlo. "Su uso se limitará a las horas acordadas", señala el texto.
  • "No puedes reenviar a otros amigos mensajes que te lleguen y que sean ofensivos para otros niños o de mal gusto o que se vea a gente siendo lastimada, siempre y en todo caso si recibes algunos de estos mensajes tienes que decírnoslo", añade el contrato.
  • Entre las normas de uso destacan: el móvil no se lleva al colegio, no se utiliza en la mesa mientras se desayuna, come o cena y, además, el teléfono queda fuera de la habitación por la noche, ya que "para despertarse" puede usar "un despertador".

Si la niña no cumple estas normas, se queda sin teléfono de forma "temporal". "La reiteración en el incumplimiento supondrá la pérdida definitiva del teléfono", concluye el contrato.

El contrato que ya propuso la Policía Nacional

Hace ya algunos años, concretamente en 2015, coincidiendo con el Día Mundial de Internet, la Policia Nacional publicó en sus redes una propuesta similar, que en su día resultó muy innovadora: un contrato para que padres e hijos menores de 13 años establecieran por escrito unas normas para un uso responsable del teléfono móvil. Las normas se cancelarían o se irían relajando a medida que el menor vaya creciendo.

El contrato se puede consultar aquí, y recogía algunas de estas normas:

  1. El menor empezará a usar el teléfono móvil con alguno de los padres y configurarán conjuntamente las aplicaciones, los programas y los juegos. "Ambas partes conocerán qué utilidades y riesgos tienen cada una, para así evitar sorpresas", afirma el contrato.
  2. Si el nuevo propietario del móvil, PC o tableta es aún pequeño, se instalarán filtros parentales y antivirus. Siempre se tendrá cuidado al abrir links extraños y al instalar programas y archivos de fuentes no fiables para evitar contenidos que puedan dañar los dispositivos.
  3. El menor se debe comprometer ante sus padres a usar el móvil cumpliendo siempre las normas legales y las del centro escolar (si éste permite su utilización).
  1. Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram tienen marcada una edad mínima para su uso, fijada en 13 o 14 años. Si el menor no tiene aún esa edad, debe compartir el perfil con alguno de sus padres.
  2. El nuevo usuario debe asumir que, hasta que sea un poco más mayor, sus padres o personas mayores de confianza deberán conocer sus códigos de acceso y las contraseñas de sus juegos, vídeos o aplicaciones para poder ser supervisados.
  3. Los padres también se deben comprometer a no leer más allá de la estricta comprobación, a respetar la intimidad de sus hijos y a entender que deben tener su propio espacio para hablar con sus amigos.
  4. En las relaciones a través de las redes sociales, foros o videojuegos online, el menor no debe añadir a nadie que no conozca en la vida real. Además, deberá desconfiar de todo lo que le cuenten y evitará facilitar datos personales de cualquiera.
  5. En caso de tener problemas o de ser acosado por cualquiera a través de la red, el menor debe contárselo a sus padres para buscar una solución. Si el problema surge en el colegio, se deberá acudir a los profesores. Si el caso va en aumento, la familia podrá consultar y denunciarlo ante la Policía.
  6. El menor no compartirá ninguna foto íntima o inapropiada. En caso de que reciba alguna imagen ofensiva o dañina para alguien, la borrará y exigirá que no se reenvíe.
  1. El menor deberá dejar a cargar el móvil durante la noche en una zona común de la casa y no se lo llevará a la cama.
  2. El joven se comprometará a no utilizar Internet para acosar, humillar, ofender o molestar a ningún compañero de clase, vecino o conocido. Tampoco será cómplice de acoso, ni por reenviar determinados mensajes, ni por su silencio.
  3. El nuevo usuario atenderá siempre las llamadas de sus padres para saber que se encuentra bien.