24 de mayo de 2020
24.05.2020
Diario de Mallorca
Business DMallorca
Energías renovables

El tiempo de la economía de hidrógeno

Más de 200 banqueros centrales, los países del G-20 y académicos de primer nivel defienden el impulso de las energías que reducen las emisiones de carbono y consideran que ayudarán a aliviar la crisis de débil demanda posterior al coronavirus

24.05.2020 | 02:45
Un catamarán impulsado por hidrógeno en una imagen de archivo.

¿Qué tipo de estímulo verde necesita el mundo? Las tecnologías que reducen las emisiones de carbono son uno de los objetivos más efectivos para los billones de euros de gastos vinculados a los programas de alivio del coronavirus, concluyeron más de 200 bancos centrales, ministros de finanzas del G-20 y académicos de primer nivel en un estudio publicado la pasada semana.

Hay tres conjuntos de tecnologías de energía limpia en las que los políticos pueden enfocarse, cada uno en diferentes etapas de desarrollo. Los más avanzados son el viento y la energía solar, que son más baratos que la energía convencional en casi todo el mundo y en muchos lugares son incluso más baratos que los generadores de energía fósil. La mejor manera para que los gobiernos aumenten la participación de la generación eólica y solar probablemente sea fomentar la construcción de redes de transmisión y reformar los mercados para reducir las ventajas de los combustibles fósiles.

Las baterías de iones de litio se encuentran en una fase temprana de desarrollo y no son muy competitivos con las tecnologías existentes. En la mayoría de los lugares, todavía cuesta más proporcionar energía a la red eléctrica con una batería de respaldo que con una turbina de gas, y el coste de un automóvil eléctrico es mayor que uno de gasolina. Es la tercera tecnología que tiene más potencial aquí. El hidrógeno verde, producido al dividir las moléculas de agua con una corriente eléctrica de energía renovable, se encuentra en una etapa de desarrollo similar a la eólica y solar a mediados de la década de 2000.

El hidrógeno tiene potencial en una variedad de usos industriales donde las energías renovables tradicionales no son adecuadas, como la fabricación de acero, cemento y camiones pesados. Si se almacena bajo tierra, incluso podría proporcionar energía de respaldo para las redes eléctricas. Bloomberg estima que el hidrógeno podría satisfacer el 24% de las necesidades energéticas mundiales para 2050, con ventas anuales de 200.000 a 700.000 millones de dólares. En la franja más alta, es casi la mitad del tamaño del mercado petrolero actual(1,5 billones de dólares o más al año). Solo hay un problema: la gran cantidad de energía necesaria para producirlo. Los gobiernos deberían proporcionar ayudas para llevar el costo del hidrógeno verde por debajo de las fuentes convencionales de energía.

El hidrógeno verde no resolverá todos nuestros problemas. A corto plazo, el dinero de estímulo probablemente se gasta mejor en actividades rutinarias que hacen que la mano de obra menos calificada se mueva, como aislar casas con paneles solares. Sin embargo, a largo plazo, el hidrógeno ofrece una salida a nuestra triple crisis de débil demanda posterior al coronavirus, un sector energético en decadencia y el cambio climático.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook