En el encuentro participaron cinco destacadas mujeres líderes en distintos proyectos: Mari Cruz Rivera, directora territorial de CaixaBank; Isabel Guarch, joyera; Celia Megías, emprendedora; Natalia Vaquer, propietaria del Colmado Colom y María José Sastre, presidenta del Colegio de Enfermería de Balears.

El impulso del papel de la mujer en la empresa y la sociedad pasa por la mejora de una serie de factores, entre los que destacan, un mayor fomento de la igualdad de oportunidades, la meritocracia, la promoción del acceso a los puestos directivos y de gestión y aumentar la obtención de la inversión para desarrollar los proyectos empresariales. Estas son algunas de las principales conclusiones de la mesa redonda que se organizó el pasado lunes en el Club de Diario de Mallorca sobre Igualdad de género y el rol de la mujer en la empresa, enmarcada dentro del programa Wengage de CaixaBank, que quiere reforzar el papel femenino en las entidades empresariales y dentro de la sociedad.  

La participación en este encuentro de cinco relevantes mujeres de distintos ámbitos, sirvió para describir el panorama femenino actual y perfilar el futuro. Mari Cruz Rivera, directora territorial de CaixaBank; Isabel Guarch, joyera; Celia Megías, emprendedora; Natalia Vaquer, propietaria del Colmado Colom y María José Sastre, presidenta del Colegio de Enfermería de Balears, relataron sus propias experiencias personales en diferentes bloques temáticos en un debate moderado por la coordinadora del Club DM, María Jesús Riera. En la apertura del coloquio, la directora de este rotativo, Marisa Goñi, recordó que la formación ha ayudado a progresar a las mujeres y hay que ver el porvenir “con una mirada emprendedora y luchadora”.

La meritocracia y el liderazgo, claves para mejorar el rol de la mujer en la empresa

Situación femenina por sectores

Cada una de las empresarias participantes en el debate pertenece a un sector diferente lo que ayudó a realizar una radiografía certera de la situación femenina en la sociedad mallorquina y a describir su trayectoria profesional. Mari Cruz Rivera, directora territorial de CaixaBank, explicó el motivo por el que esta entidad bancaria promueve el proyecto Wengage para fortalecer el rol femenino en la empresa y la sociedad. “Estamos convencidos de que la diversidad aporta más valor a las compañías en términos de rentabilidad”, resaltó Rivera. Siguiendo este principio, la entidad bancaria, que cuenta con un 55,2% de mujeres en su plantilla, apuesta por dar visibilidad a esa sociedad diversa con la promoción de la meritocracia y la selección de los mejores con independencia del género. Rivera, que lleva como directora de la entidad financiera en Mallorca desde hace tres años y ha ocupado diversos puestos directivos durante los últimos diez, afirmó que “la adaptación y el cambio se encuentra en su ADN”. Precisó que uno de sus retos es la creación de una comunidad de inversoras en una comunidad con tantas mujeres empresarias.

«Para tener éxito debes creer en tu proyecto, confiar en ti misma y escuchar a los mayores»

Natalia Vaquer - Propietaria del Colmado Colom

El comercio de proximidad estuvo representado por Natalia Vaquer, dueña del Colmado Colom. Estudió Económicas y decidió centrarse en la empresa familiar. Lamentó las barreras con las que suelen encontrarse a la hora de hacer trámites en una administración dominada preferentemente por hombres aunque puntualizó que en las empresas de reducidas dimensiones “predomina el compañerismo”.

La emprendedora Celia Megías, diplomada en Ciencias Empresariales y con un amplio bagaje laboral, decidió centrar su carrera en el área digital y ayuda a crear startups para desarrollar su espíritu creativo. En su opinión, hay muchas emprendedoras pero su visibilidad es menor. Para Megías, el principal escollo que se encuentran es conseguir inversión. “Aunque las mujeres crean empresas punteras y estables, les cuesta más obtener la inversión para desarrollarlas porque es un mundo de hombres”, mantuvo.

La joyera Isabel Guarch, tras unos inicios como azafata, prefirió continuar con el negocio familiar. Se trasladó a París para estudiar diseño y tomó como referente a su madre de la que aprendió todos los secretos de la joyería. Para Guarch uno de los problemas radica en que “la educación no ha cambiado y la conciliación laboral y familiar todavía no es efectiva lo que influye a la hora de contratar mujeres pese a que somos más productivas”.

En el encuentro participaron cinco destacadas mujeres líderes en distintos proyectos: Mari Cruz Rivera, Isabel Guarch; Celia Megías, Natalia Vaquer y María José Sastre. M. Mielniezuk

«Emprender no solo implica centrarse en la creatividad, sino que también es importante gestionar bien»

Isabel Guarch - Joyera

La enfermera María José Sastre preside el colegio que representa a este colectivo profesional en Balears y conoce de cerca sus dificultades. Consideró que en este año de pandemia se ha hecho más visible su importante papel en una profesión en la que “el 84% de los profesionales son mujeres”. Sin embargo, “tienen mayor dificultad para acceder a los puestos de gestión y de dirección”, pese a que, matizó, “en las islas somos un referente porque la conselleria de Salud y la dirección general de Salud Pública están ocupadas por mujeres, una situación que no se da en otras comunidades autónomas”. En este sentido, recordó que a nivel nacional solo el 15% de los colegios profesionales de enfermería están presididos por mujeres y todavía “existen estereotipos que relacionan el ejercicio de la medicina con el género masculino y el de la enfermería con el femenino”.  

¿Hay diferencias entre hombres y mujeres emprendedores?

En materia de emprendimiento todavía queda mucho por avanzar y en parte se debe, según las participantes en el coloquio, a los diferentes roles todavía interiorizados que es posible cambiar. En este sentido, Mari Cruz Rivera aseguró que “ante el sesgo de la conciliación la dirección de la empresa debe ayudar”. “Hay que estimular a las mujeres para que tengan una mayor ambición de ser directivas y asumir más responsabilidades como los hombres. En definitiva, hacer ruido a favor de la meritocracia”. En este sentido, Rivera recordó que el programa Wengage de CaixaBank ofrece esos estímulos y referentes para las mujeres.

«Aunque las mujeres crean empresas punteras y estables, les cuesta más obtener la inversión»

Celia Megías - Emprendedora

Por su parte, tanto Celia Megías como Natalia Vaquer pusieron el foco en las nuevas generaciones como la esperanza para avanzar todavía más en la igualdad. En el caso de Vaquer, relató que en sus inicios como empresaria “todo me salía mal” pero ahora observa que sus tres hijas están más concienciadas y la situación ha cambiado porque reciben más apoyo de sus compañeros. “Se suele decir que detrás de un hombre hay una gran mujer, pero yo añado que detrás de una mujer también se encuentra el gran apoyo de un hombre”.

Desde su experiencia como enfermera María José Sastre consideró que cuando se ofrece una oportunidad a una mujer “solemos pensar que no estamos suficientemente preparadas mientras que un hombre ni se lo plantea”.

Referentes femeninos más cercanos

Para emprender un proyecto empresarial es necesario buscar referentes y las cinco ponentes coincidieron en señalar la importancia de buscar en el entorno más cercano. La joyera Isabel Guarch rememoró que desde el principio se marcó metas altas con la creación de su propia empresa porque, tal como sostuvo, “saber gestionar bien es tan importante como fomentar la creatividad”. “Las palabras de mi madre diciéndome que estaba orgullosa de mí porque había logrado mejorarla me han motivado”.

Mari Cruz Rivera también consideró que el mejor mentor es “alguien próximo, visible, cotidiano que refleje la dedicación y el compromiso”.

Celia Megías conoce muy bien el valor de la motivación porque, tal y como ella misma explicó, “soy la tercera de cinco hermanos y aprendí a andar sola por mi inquietud y curiosidad”. “Mi padre siempre nos motivaba y nos veía capaces de cualquier cosa y por eso mantengo que si un jefe cree que sus empleados pueden llegar a cualquier meta, lo consiguen”. Natalia Vaquer recordó el fuerte carácter de sus familiares femeninas que intentaron salir adelante sin el apoyo masculino. El referente de la enfermera María José Sastre han sido sus compañeras de profesión que han trabajado por el reconocimiento social.

«Las enfermeras tienen mayor dificultad para acceder a los puestos de investigación, dirección y gestión»

María José Sastre - Colegio de Enfermería

Una mirada al futuro

Poniendo la mirada en el horizonte, el debate clarificó los puntos en los que la sociedad debe centrarse para mejorar la presencia femenina, que todas las participantes coincidieron en señalar que no solo es una cuestión de cuotas sino también de rentabilidad. Mari Cruz Rivera, de CaixaBank, puso en valor el proyecto de CaixaBank, compuesto por un mapa de talento que sirve para encontrar a los mejores profesionales. Recordó que los inversores conceden mucha importancia a la aplicación de la agenda 20/30 que marca la igualdad de oportunidades. “Introducir valores femeninos en la empresa como la creación de espacios de colaboración, empatía y escucha activa siempre suma”, añadió la directiva bancaria. “La igualdad de oportunidades y la selección del mejor talento de CaixaBank es un referente en la historia del liderazgo en la banca”.

María José Sastre, en representación de las 6.800 enfermeras que ejercen en Balears, lamentó que su profesión sigue siendo “invisible” y su situación “es complicada por la falta de recursos y las condiciones precarias en Balears”. El resultado es que realizan muchas horas extra y la ratio enfermera-paciente es muy baja. No obstante, recordó que en el Colegio se mantiene la cuota de 9 mujeres por 2 hombres, como reflejo de la presencia femenina. “Sacamos muchas becas de investigación y se presentan pocas mujeres. Animo a que investiguen y aspiren a la gestión”.

Natalia Vaquer da consejos a las futuras emprendedoras: “Para tener éxito debes creer en tu proyecto, confiar en ti misma, saber escuchar a los mayores y trabajar duro”.

En el caso de Isabel Guarch, recordó que leyendo las biografías de las grandes emprendedoras se ha dado cuenta que “siempre han partido de cero, pero con esfuerzo y trabajo han llegado donde quieren”. Entretanto, manifestó que emprender implica “no solo entrarse en la creatividad, sino que también es importante saber gestionar bien”.

Celia Megías recordó que el sector digital es uno de los beneficiados en esta pandemia, pero al mismo tiempo lamentó que hay pocos referentes femeninos. “Las mujeres siguen recibiendo menos inversión para sus proyectos digitales y esa situación debe mejorar para progresa”.