Ayer tuve la oportunidad de visitar y conocer las magnificas instalaciones de Casa SEAT en el corazón de Barcelona y poder explicar en el estudio improvisado de RNE en estas instalaciones la evolución histórica de esta compañía y su importancia dentro del desarrollo económico de España desde el año de su creación en 1950. En el presente artículo escribiré un pequeño resumen de todo ello. 

Todo empieza cuando después de la guerra civil española (1936-1939) el país entra en una durísima posguerra durante la década de los 40. Es a finales de esta década negra que desde el gobierno se plantea una clara estrategia de industrializar el país para mejorar su desarrollo.

Uno de los objetivos es motorizar a la sociedad española y debido a la importancia clave de este objetivo para el gobierno, desde el minuto cero piensa en constituir una compañía automovilística bajo control público.

El ministro de Industria y Comercio (1945-1951) Juan Antonio Suanzes, gallego de la máxima confianza de Franco, funda el INI (Instituto Nacional de Industria) para llevar a cabo esta estrategia de industrializar España y que en 1950 constituye la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT). El control publico de esta empresa se consigue con la participación del INI en el 51% del capital de la sociedad y el 42% estará en manos de 6 bancos españoles liderados por el Banco Urquijo, vemos aquí la importancia del sector bancario español en la economía española.

FIAT (Fabbrica Italiana Automobili Torino) que estaba muy interesada en su entrada en España suscribe el 7% del capital restante y otorga la licencia de sus modelos italianos para ser fabricados en España bajo marca SEAT por lo que recibirá unos royalties. 

Una vez fundada SEAT se debe decidir dónde se ubica su fabrica principal que en un primer momento parece que puede ser Bilbao o Madrid. Sin embargo, la familia Agnelli, propietarios de FIAT, emiten un informe donde explican que por ejemplo en Bilbao hay deficiencias en las infratructuras, en las técnicas no demasiado modernas de organización del trabajo y en la falta de cuadros intermedios para llevar a cabo esta gran aventura empresarial. Los Agnelli presionan para que la fabrica se instale en el puerto franco de Barcelona (futura Zona Franca) por considerar que la logística, las infraestructuras y las técnicas de managment son las mas eficientes dentro del territorio nacional y ponen el importante ejemplo de la experiencia positiva del centro productivos de Enasa-Pegaso de la Zona Franca de Barcelona. Tenemos que pensar que la familia Agnelli con la intención de emular sus instalaciones punteras de “Miriafiori” en Torino llegan incluso a considerar la calidad del pavimento de la fabrica de Pegaso en la Zona Franca. 

Se toma la decisión y se inician las obras de construcción de la fabrica de SEAT en Barcelona siendo su primer vehículo fabricado el 1400 y ya en 1957 se fabrica el coche de más éxito de la historia de la marca, el SEAT 600. El 600 es un vehículo 360 para todos los públicos y usos y contribuye de manera decisiva a la motorización de la sociedad española. El 600 en el 57, el Plan de Estabilización de los tecnócratas del Opus Dei liderados por Laureano López Rodó en 1957 y los planes de desarrollo de principios de los 60 contribuyeron de manera decisiva a la gran expansión económica de los 60 y parte de los 70. Sin embargo, con el tiempo, a principios de los 80 muchas empresas públicas, con SEAT a la cabeza, acumulaban cuantiosas perdidas y con la llegada del PSOE al gobierno en 1982 se diseña el doloroso plan de reconversión industrial. Así SEAT realiza una ampliación de capital en la que sorprendentemente FIAT no acude y en 1986 el grupo alemán Volkswagen toma el control de la compañía para asegurar su viabilidad económica.

Para entender la importancia de SEAT basta solo ver que en esos momentos empleaba a mas de 30,000 trabajadores (hoy unos 15,000) y que los ingresos por las ventas de vehículos suponían un importante 3% del total de ingresos de las arcas publicas antes de su privatización.

Entre 2015 y 2020 llega a la presidencia de la compañía el ejecutivo italiano Luca de Meo. Y a mi entender, la influencia en SEAT de este alto ejecutivo es crucial porque consigue una mejora sustancial en los beneficios de la compañía, potencia la identificación de SEAT con el carácter solar, alegre, espontaneo y dinámico de la sociedad española, pero sobre todo Luca de Meo es fundamental para luchar contra ese complejo tan español de que “todo producto de fuera es mejor que el de casa”. Además, tal y como me comentaba ayer Gabriele Palma, director de Casa SEAT de Barcelona y que fue estrecho colaborador de Luca de Meo, la apuesta por intensificar los lazos de la marca con la ciudad de Barcelona desde un punto de vista no solo económico sino también social y cultural fue definida por Luca y hoy potenciada por Gabriele.

Con el cambio de las instalaciones de la Zona Franca a la fábrica de Martorell (1993) el grupo SEAT-Audi-Volkswagen mostró su apuesta decisiva para continuar con el diseño, fabricación y comercialización de SEAT en España y junto a la orientación clara de hoy por los coches traccionados con energías sostenibles, se muestra la buena salud de la que goza la compañía y las prometedoras perspectivas de futuro.

Casa SEAT en Barcelona

Casa SEAT en Barcelona