Créeme si te digo que he repetido cientos de veces, que tener un logotipo no significa haber creado una marca. Una marca es mucho más que la identidad visual corporativa.

La marca es la experiencia que las personas tienen cuando contactan con nuestra empresa, gracias a la estrategia que hemos creamos. El logo es solo un elemento gráfico encargado de identificar a tu marca.

Además del logo, necesitas plantearte muchas otras cosas para poder tener una marca sólida: Tipografías, Colores corporativos, Fotografías, Ilustraciones o iconografías, Nombre, Lema, Tono de voz, Personalidad, Misión, visión y valores, Experiencia del cliente, Propuesta de valor...

Sea la primera vez que lees esto o no, debes tener claro que las marcas ya no son exclusivas para las grandes empresas. Las pymes que quieran sobrevivir tienen que definir su marca. Crear una marca consiste en definir muy claramente; quién eres, qué haces y cómo lo haces para transmitirlo correctamente al cliente e incluso a los trabajadores o proveedores de la empresa.

De verdad, tener clara la filosofía de la empresa, su esencia y los valores que la mueven son tres pilares fundamentales para no desaparecer y posicionarse fuertemente en el mercado.

7 ventajas de construir una marca

  1. Más reconocimiento
  2. Más ventas
  3. Más credibilidad y confianza
  4. Evitar la guerra de precios
  5. Atraes y retienes el talento
  6. Atraer nuevos clientes y enamorar a los actuales
  7. Alargar la vida del negocio en el futuro

Recuerda. Cuánto mejor es tu marca, menos vendes y más te compran.

Más información Coent