Una de las cuestiones más repetidas sobre la declaración de la renta es la deducción que nos podemos aplicar; se trata de un derecho que tenemos como ciudadanos y en los debemos declarar todos los rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales que hayamos obtenido durante el año. Es importante que conozcamos en profundidad qué es lo que se recoge en la legislación para que cuando vayamos a hacer nuestra declaración sepamos a qué atenernos.

Las deducciones son imprescindibles a la hora de calcular si tendríamos que pagar a Hacienda, o, por el contrario, nos sale a devolver. Pero, ¿cuáles son las más importantes de cara a esta campaña?

Deducción por alquiler de vivienda

Solo se podrá desgravar los contribuyentes que hayan firmado el contrato antes del 1 de enero de 2015 y que se encuentren en vigor en el momento de presentar la Renta, aunque existen ciertas deducciones autonómicas en este ámbito. Por ello, también debemos tener en cuenta la legislación de la Comunidad Autónoma.

Deducciones por la compra de vivienda

Se trata de uno de los puntos que más se desgravan los contribuyentes, sin embargo solo se podrán acoger a este medida las personas que hayan firmado su préstamos hipotecario para la adquisición de una vivienda antes del 1 de enero del 2013. En el caso de cumplirse este requisito será deducible hasta un máximo de un 15% de lo que se haya pagado durante 2021 sobre una base máxima de 9.040 euros.

Deducción por familia numerosa

Podemos deducirnos una cantidad total de 1.200 euros, 100 euros mensuales por ser familia numerosa. Es una de las desgravaciones que muchas familias numerosas no conocen y tienen el derecho a aplicarse porque incluso se puede aumentar hasta los 2.400 euros para familias numerosas especiales.

Deducción por hijos a cargo

En la declaración se pueden incluir los hijos que tengamos a cargo y que sean menores de 25 años de edad y que no hayan obtenido rentas superiores a 8.000 euros en el año correspondiente. El requisito es que no tienen la oportunidad de presentar su renta de forma individual y que tienen que residir en la misma unidad familiar. También se pueden incluir a los hijos o hijas dependientes económicamente, pero que estén estudiando fuera de la residencia habitual. Asimismo, se pueden incluir los hijos mayores de 25 años que tengan una discapacidad superior al 33% y que cumplan con el resto de cuestiones.

Deducción por maternidad a madres trabajadoras

La deducción por maternidad a madres trabajadoras es un beneficio fiscal de hasta 1.200 euros anuales por cada hijo menor de tres años o adoptado que dé derecho a la aplicación del mínimo por descendiente y siempre que se realice una actividad por cuenta propia o ajena.

Deducción por afiliación a un sindicato o partido político

Puedes deducirte hasta 600 euros al año si estás afiliado a Partidos Políticos, Federaciones, Coaliciones o a Agrupaciones de Electores. También se aplica en las cuotas de afiliación a sindicatos o colegios profesionales son otros gastos deducibles en la renta.

Otras deducciones familiares

Si tenemos a cargo a un descendiente con diversidad funcional igual o superior al 33%, podremos solicitar una deducción de 1.200 euros anuales. Otra de las desgravaciones que podrá aplicar en la declaración del IRPF es si se tiene ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad a su cargo. En estos casos, la Agencia Tributaria establece que el mínimo por ascendientes será de 1.150 euros anuales, por cada persona mayor de 65 años o con una discapacidad igual o superior al 33%, cualquiera que sea su edad, que conviva con el contribuyente al menos la mitad del ejercicio, no tenga rentas anuales, excluidas las exentas superiores a 8.000 euros y no presente declaración por IRPF con rentas superiores a 1.800 euros.