Las consultas vinculantes a la Agencia Tributaria son un procedimiento regulado que permite a todo contribuyente obtener una resolución, ligada a un caso concreto, acerca de cómo debe interpretarse una norma fiscal, y cuya respuesta vaya directamente aplicada a su resolución.

La principal ventaja de este procedimiento de cara al solicitante es el hecho de que, al quedar Hacienda vinculada a la respuesta a la consulta, este organismo no podrá pedir modificaciones o sanciones posteriores.

El proceso se realiza fundamentalmente por escrito y requiere la identificación del contribuyente a través de sus datos personales y fiscales, así como una exposición detallada de las circunstancias de la consulta, que necesariamente deberán ir ligadas al caso real que se esté tratando.

La presentación de la consulta siempre debe realizarse antes de que finalice la obligación tributaria en torno a la cual se plantea.

Las resoluciones siempre son públicas de manera anónima, de tal manera que cualquier contribuyente puede conocer las conclusiones por si fueran de aplicación a su caso, sin quedar reflejados, lógicamente, los datos de quien realizó la solicitud.

Cómo se presenta una consulta vinculante a la AEAT

La primera manera de realizarla es acudiendo de forma física a una oficina de Hacienda. Recuerda que siempre debes hacerlo bajo cita previa. Y para localizar la más cercana puedes utilizar el buscador de oficinas presente en la web de la Agencia Tributaria, eligiendo la comunidad autónoma en la que se desee encontrar los centros más próximos. 

La otra vía disponible es usando la atención telefónica, a través de los siguientes teléfonos de la Agencia Tributaria.

  • Información Tributaria Básica: 91 554 87 70
  • Asistencia sobre deudas y recaudación (REC@T): 91 553 68 01
  • Asistencia técnica/informática: 91 757 57 77 (castellano) o 93 442 27 64 (catalán)