Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pikolinos

Inteligencia Artificial para escoger el mejor calzado

Pikolinos se alía con Aetrex para implantar un sistema que escanea el pie en 3D y recomienda el modelo que más se adapta a su fisonomía

El sistema ya se está utilizando en la sede central de Pikolinos, en la ciudad de Elche.

El príncipe de Cenicienta lo hubiera tenido mucho más fácil si hubiera conocido a Albert2, el nuevo escáner 3D que la marca ilicitana de calzado Pikolinos ha empezado a instalar en sus tiendas, en colaboración con la firma norteamericana Aetrex. En apenas 20 segundos, el sistema es capaz de tomar más de 40.000 imágenes de los pies del cliente que, gracias al uso de la Inteligencia Artificial que lleva incorporado, permiten recomendarle el modelo y la talla que más se ajusta a su fisonomía, de entre toda la colección de la marca. En definitiva, hace mucho más fácil encontrar el calzado perfecto, sin necesidad de probar un sinfín de zapatos.

"Es una forma de mejorar la experiencia del cliente, que, además, se lleva sus datos a casa para utilizarlos como quiera", explica el responsable del proyecto en Pikolinos, Rafael Reolid, que señala que, aunque la prueba piloto se está realizando en el establecimiento que la firma tiene en su sede central en Elche, la intención es extenderlo por toda su red de tiendas -sólo en España cuenta con 42 establecimientos propios- en la medida en que las dimensiones de los locales lo permitan.

Pero lo cierto es que el calado del proyecto va mucho más allá de simplificar el proceso de compra en las tiendas. Los datos obtenidos del escaneado de miles de pies de clientes suponen también una ayuda de valor inestimable para los diseñadores de la marca, que, de esta forma, dispondrán de un volumen de información para adaptar sus modelos imposible de conseguir mediante pruebas de laboratorio acotadas y a un coste mucho menor. Es decir, big data aplicado a la moda.

"Si vemos que mucha gente acaba comprando una talla más de la que el escáner recomienda en determinada marca, puede ser un indicativo de la conveniencia de modificar la horma", explica a modo de ejemplo Reolid.

Además de mejorar la atención al público y los diseños, Albert2 también contribuirá a reducir los costes de la empresa, ya que la intención es que los datos del escaneo se incorporen a la ficha de los clientes. De esta forma, cuando realicen un pedido online, lo harán teniendo seguridad sobre la talla y el ajuste del modelo escogido a su pie, lo que confían en que reduzca el siempre elevado porcentaje de devoluciones que conllevan las ventas por internet. De hecho, el proyecto nació inicialmente con este objetivo.

Como recuerda el ejecutivo, fue la dirección de la empresa la que se planteó qué se podía hacer para rebajar esas devoluciones, ante la existencia, por ejemplo, de clientes que piden varias tallas del mismo modelo, para luego retornar las que no le sirven, lo que supone un considerable coste logístico para la empresa.

La compañía empezó a desarrollar el proyecto y la tecnología de forma interna, pero, a mitad de camino, tuvo conocimiento del sistema de Aetrex, una compañía norteamericana que produce plantillas y que había creado este escáner 3D, y decidieron aliarse.

Al otro lado del Atlántico, Aetrex ya lleva instalados más de 10.000 escáneres para marcas como New Balance o Asics, pero Pikolinos es la primera en Europa en disponer de esta tecnología que, como es lógico, hay que adaptar a cada compañía y cada territorio, porque la morfología de los pies varía bastante entre las distintas partes del mundo, como señala el responsable de la firma norteamericana en España, Benjamin May. En Asia, por ejemplo, la proporción entre ancho y largo es mucho menor, según el ejecutivo.

La iniciativa surge en un momento en que el sector de la moda empieza a recuperar sus cifras de ventas, tras los estragos provocados por la pandemia y busca nuevas fórmulas de conectar con un cliente cada vez más omnicanal. En el caso de Pikolinos, la firma de la familia Perán cerró su último ejercicio fiscal el pasado 30 de abril con 85 millones de facturación, tras un retroceso del 33%, eso sí, con excepciones. Como la mayoría de empresas, la compañía vio crecer notablemente las ventas online, que ya supone un 26,6% de su negocio, y también mejoró un 6% sus exportaciones a China.

Desde la firma zapatera señalan que la tendencia negativa provocada por la expansión del coronavirus se invirtió a lo largo de 2021, con una clara recuperación de las ventas, tanto en el mercado nacional como en Estados Unidos y el gigante asiático, que le han llevado incluso a lograr su cifra récord de reposiciones en sus colecciones de verano e invierno de este año. De esta forma, confían en crecer alrededor de un 30% al cierre del ejercicio, camino ya de alcanzar cifras prepandemia.

Compartir el artículo

stats