Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercado laboral

Los trabajadores piden subidas salariales este año

La pérdida de poder adquisitivo por la mayor inflación convierte el sueldo en una prioridad

Los trabajadores piden subidas salariales este año.

En Estados Unidos, hace meses que está sucediendo un fenómeno al que han bautizado como la ‘Gran Renuncia’. El término hace referencia a que millones de personas están abandonando sus puestos de trabajo, especialmente en sectores como el comercio o la hostelería, para tomarse un descanso o para encontrar mejores condiciones.

Tras dos años de pandemia, aspectos como la conciliación y el teletrabajo se han hecho un hueco en la lista de deseos de los trabajadores. También han ganado relevancia cuestiones como la ansiedad, que se ha incrementado entre los profesionales en primera línea, pero también ha impactado en muchos otros perfiles laborales.

Aunque por ahora en España no se haya reproducido esta salida masiva, las necesidades de mejora están presentes. Y entre todas ellas, el sueldo es predominante. Según un informe reciente de InfoJobs, a 6 de cada 10 españoles (el 58%) les gustaría conseguir una mejora salarial, frente al 21% que quería pedir un aumento en 2019. Por detrás se sitúa conciliar, reducir el estrés u obtener reconocimiento profesional. "El salario siempre ha sido el principal elemento de valoración: condiciones y beneficios como el seguro de salud, la formación interna o la conciliación influyen, pero en otra medida", justifica Mónica Pérez, directora de Comunicación y Estudios de InfoJobs.

El último ‘Barómetro sobre Preocupaciones de los Españoles en Relación al Empleo’ del portal de empleo revela que al 55% de los trabajadores les inquieta que su sueldo se congele o se reduzca. Sólo genera más preocupación el retraso en la edad de jubilación y perder el empleo.

La fatiga o la desmotivación están ahí, pero llegar a fin de mes es la prioridad para el grueso de los españoles. "No nos extraña, teniendo en cuenta que los salarios en nuestro país no son altos y que la precariedad es una característica propia de nuestro mercado de trabajo. El salario es un elemento determinante para una vida digna", manifiesta Mari Cruz Vicente, secretaria de acción sindical y empleo de CCOO.

Desde el sindicato recuerdan que 2021 no ha sido un buen año en este epígrafe. La subida salarial media pactada en convenio cerró 2021 en el 1,47%, muy lejos del repunte del 6,5% interanual del IPC de diciembre y del 3,1% que se encarecieron los precios de media el año pasado. Y aunque pueda quedarse corta con respecto a la inflación, se trata de una suerte con la que no cuentan todos los contratos. Según la estadística del Ministerio de Trabajo, en la mayor parte de los convenios en España no hay cláusula de garantía salarial con la que forzar una actualización. De los 2.886 convenios contabilizados a cierre de 2021, solo el 15,8% (456, que afectan a 1.201.627 trabajadores) incluyen esta cláusula y, de ellos, solo 354 tienen efectos retroactivos, es decir, que la empresa se pone al día con los atrasos.

Durocrom, compañía familiar gallega especializada en recubrimiento y tratamiento de metales, se rige por el convenio colectivo del sector de Industrias del Metal y aplicó en octubre de 2021 una subida del 1,75% con efecto retroactivo, y aplicará otra este mes de enero. La revisión de los sueldos de este año dependerá del dato de inflación: "Si es menor de 1,75%, tenemos que subir el 1,75%, pero si es mayor se sube el IPC", explica Laura Veiga, gerente de la empresa. "Siempre lo aplicamos -añade- y buscamos otra forma de ahorrar, nunca a costa de las personas".

¿Podrían todas las empresas actualizar sueldos en función del IPC? Desde Foment del Treball aseguran que, de forma general , "no están en condiciones de afrontar una revisión al alza de los salarios proporcional al incremento del IPC". Fuentes de la patronal catalana señalan "frenos al crecimiento", entre los que se contabilizan los problemas de abastecimiento, el mayor número de vacantes en el mercado laboral o la subida del precio en energía y materias primas, y llaman a la prudencia ante la tensión de los precios, que "se prevé que sea temporal".

Hasta la fecha, dos casos han sido notorios: el de Mercadona y Supercor, que pagarán el 5% más a sus plantillas. Mientras, los sindicatos instan a reactivar la negociación colectiva, que se ralentizó en 2021. Vicente define como un "objetivo fundamental" retomar "cuanto antes" el diálogo social para el quinto Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). "Con el salario congelado -plantea-, más la inflación disparada, evidentemente hay un desfase importante en la capacidad de compra de los trabajadores y trabajadoras". El reto será, incide la representante de CCOO, abordar la pérdida de poder adquisitivo y hacerlo compatible con el funcionamiento del tejido productivo.

Compartir el artículo

stats