Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alquiler

Plantar cara al inquilino moroso

Los seguros de impago de alquiler suponen un 4% de la renta anual y oscilan entre los 200 y 300 euros al año

Las llaves de un inmueble.

El alquiler ha sufrido cambios provocados por la pandemia y no sólo en los precios, que han bajado hasta alcanzar cifras récord, sino también en la picaresca de los inquilinos y propietarios para saltarse los contratos y las regulaciones. Así lo sostiene la Agencia Negociadora del Alquiler, que a raíz del covid detecta un incremento de inquilinos y propietarios que "intentan saltarse o incumplir directamente la Ley de Arrendamientos Urbanos". 

Tras realizar un estudio, la entidad ha concluido que el impago de rentas y el deterioro de la vivienda son las principales infracciones que comenten los arrendatarios. Según calculan desde la aseguradora DAS, especializada en este tipo de seguros, el desembolso para el propietario puede llegar a alcanzar los 7.750 euros en caso de que su inquilino deje de pagar los suministros y una mensualidad de 600 euros durante nueve meses, así como los costes de los daños ocasionados en la vivienda y los gastos judiciales derivados del desahucio.

Frente a este tipo de contingencias, se observa un importante crecimiento de la suscripción de seguros de impago de alquiler por parte de los propietarios. De media, el importe de este tipo de seguros viene a suponer un 4% de la renta anual, con pólizas entre los 200 y 300 euros anuales en promedio. 

En concreto, el número de nuevas pólizas de este tipo ha aumentado entre un 10% y un 20% interanual en las principales aseguradoras y se han duplicado en corredurías más nuevas, según el último informe del Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA). A juicio de su presidente, Javier Íscar de Hoyos, la pandemia no ha sido la única causante de este incremento, sino que la prohibición de solicitar más de dos mensualidades como garantía de pago, la rapidez para encargar un estudio de evaluación que permite conocer la solvencia del inquilino o el coste del seguro, que supone alrededor del 4% de la renta anual, también ha influido. 

Un ejemplo de este incremento es el caso de la correduría ARRENTA, donde entre el 30% y el 40% de los nuevos contratos ya introducen los seguros de impago. "También estamos asegurando inmuebles que ya están alquilados, con contratos en vigor", apunta Mercedes Robles, directora de la correduría. 

A la hora de optar por uno y otro seguro de alquiler, Íscar de Hoyos recomienda sopesar, no solo el precio, sino otra serie de elementos básicos como el alcance de la cobertura de cuotas impagadas. "Nosotros recomendamos contratar un mínimo de 12 meses y antes de hacerlo, comprobar que se contrata un producto asegurador avalado por la DGSFP y no un pseudoseguro", añade el presidente de OESA. También existen diferencias entre unos y otros seguros en lo relativo a la cobertura por impago de suministros, por defensa jurídica o por los daños ocasionados en el inmueble, o en los contenidos.

Además, para diferenciar sus productos, las aseguradoras también juegan con la incorporación de diferentes prestaciones adicionales como los gastos de limpieza de la vivienda, el cambio de cerradura o la gestión de la modificación de los titulares de suministros, entre otros.

Dentro de las cinco aseguradoras elegidas por contar con una póliza específica para este tipo de incidencias sin carencia a la hora de recibir las rentas impagadas (el tiempo que debe pasar desde que se contrata el producto hasta que se puede hacer uso del mismo), la póliza de DAS es la única que protege hasta el año y medio de morosidad, así como la que más cantidad cubre si hablamos de gastos jurídicos. Sin embargo, en lo que respecta a los daños ocasionados en el contenido de la vivienda sólo cubre hasta 600 euros, mientras que las comercializadas por ARAG, Mutua de Propietarios y Allianz Assistance alcanzan hasta 3.000 euros. En el caso de Caser Seguros, esta protección frente a actos vandálicos por parte del inquilino es opcional y por lo tanto, un plus en el precio final del producto. 

Otras coberturas interesantes son las relacionadas con la limpieza o los gastos de cerrajero con las que cuentan los cinco productos analizados, aunque cabe destacar que ARAG y Mutua de Propietarios añaden la protección de pérdida del alquiler por incendio. 

Si se tiene en cuenta la recomendación de los expertos de contratar una póliza que cubra un año de impagos, para un alquiler de 600 euros al mes en la Comunidad de Madrid el seguro de Allianz Assistance es el más económico de los cuatro (288 euros anuales), seguido de DAS y Mutua de propietarios (ambos con un precio de 327 euros anuales) y el de ARAG (por 359 euros anuales). En lo que respecta a Caser Seguros el presupuesto es completamente personalizado y se necesitará de antemano los datos personales de los inquilinos. 

A juicio de Robles, los seguros de impago de alquiler "se han convertido en la principal garantía a la hora de alquilar un inmueble".

Compartir el artículo

stats