Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solarisbank aterriza en España

Todos pueden ser un banco (digital)

La 'fintech' alemana Solarisbank llega a España con la intención de transformar el sector financiero

Francisco Jaramillo, director general de Solarisbank en España.

Francisco Jaramillo, director general de Solarisbank en España.

Una mañana usted se levanta y se encuentra con la caldera rota. Pasado el susto y el enfado, abre la app de su compañía energética para solicitar una reparación. Tras un chat con atención al cliente, decide aprovechar para mejorar la instalación de calefacción valiéndose de la financiación, personalizada, inmediata y digital, que le ofrece la empresa. Este supuesto es ficción, pero podría ser realidad en un futuro cercano. Al menos, es el objetivo de Solarisbank, 'fintech' alemana que acaba de aterrizar en el sector financiero español con la intención de transformarlo.

El campo de batalla para esta revolución digital es el de las finanzas embebidas o integradas, término para definir el hecho de que cualquier empresa, sea del sector que sea, pueda ofrecer productos y servicios financieros a sus usuarios. Y que se gestionen "en el lugar y momento que alguien lo desea", detalla Francisco Jaramillo, director general de Solarisbank en España.

Tecnología y regulación

Y las armas con las que cuenta esta compañía de soluciones financieras son principalmente dos. En primer lugar, el modelo de negocio, 'Banking-as-a-Service' (BaaS), que permite a otras empresas integrar la infraestructura tecnológica desarrollada por la 'fintech' para disponer de su oferta financiera, ya sean préstamos al consumo, pagos fraccionados, tarjetas, etc, y hacérsela llegar a su propia base de clientes. La implementación es rápida -"6 meses como mucho"- y customizable en función de las necesidades de cada empresa. "Nuestra tecnología es modular, dinámica, escalable y en la nube", enumera Jaramillo.

En segundo lugar, Solarisbank es una entidad regulada con licencia bancaria completa del BaFin, el supervisor financiero alemán. Esto implica que puede ofrecer sus servicios con ‘pasaporte comunitario’, un permiso para desempeñar la actividad bancaria en cualquier país de la UE. Ambos factores, regulación y tecnología, hacen a esta 'fintech' "única", de acuerdo con el directivo. "No hay nadie que pueda ofrecer este tipo de solución", indica.

El lanzamiento está aún humeante (se anunció el 6 de julio, junto con el desembarco en Francia e Italia), pero lleva velocidad de crucero: el proceso para conseguir el IBAN español está en marcha y la asignación del Banco de España se espera en cuestión de semanas. Esto permitirá a la 'fintech' llegar a más clientes dado que, en general, "prefieren tener una cuenta bancaria con IBAN español".

Además, ya negocian para cerrar acuerdos con varias empresas y podrían lanzar productos y servicios en el tercer o cuarto trimestre del año. Las oportunidades están surgiendo en energía, seguros, movilidad o retail, aunque el directivo destaca que "es interesante la aceptación y el interés que hemos generado en grandes bancos".

En el terreno de la banca digital y de medios de pago electrónicos, la pandemia ha acelerado nuevas técnicas y procesos. Esto ha puesto bajo presión a la banca tradicional que, como muchos otros sectores, ha tenido que cambiar el paso para amoldarse, aunque con distintos resultados. "La evolución tecnológica es imparable y el banco no se está adaptando: ofrece servicios online, pero es exactamente lo mismo que presencial, y le está ganando cuota de mercado a las alternativas 'fintechs' y neobancos", resume Elisabet Ruiz, profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experta en banca electrónica.

En el caso de Solarisbank, este impulso ha supuesto cerrar 2020 con un repunte del 50% interanual en su facturación, hasta los 35 millones de euros, y una proyección de crecimiento de más del 50% para 2021.

Fundada en 2016, la 'fintech' suma más de un millón cuentas bancarias activas y más de 50 clientes entre los que figuran Samsung, American Express o Vivid Money.

Alianza estratégica

Y las expectativas con el mercado español son altas. La firma de capital privado Lightyear Capital estima que el sector global de las finanzas embebidas crecerá hasta los 230.000 millones de euros, en 2025. "La aportación de España dentro de este gran potencial de mercado será importante", afirma Jaramillo, que se ha propuesto alcanzar una participación del 10% para 2021/2022, "en número de 'fintech' o empresas tradicionales con nuestras soluciones".

Para esta tarea confía en la colaboración de BBVA, que entró en el proyecto como socio inversor en 2018. Fuentes del banco español aseguran que se respaldó a Solarisbank "porque creía que podía convertirse en el líder europeo de BaaS, y su lanzamiento en España y otros países va en esa dirección".

BBVA cree que el modelo de 'Banking-as-a-Service' tiene "un gran potencial para la industria financiera", que le va a permitir "llegar a nuevos mercados y multiplicar sus clientes", y prevé que ahora haya "más posibilidad de cooperación" con la 'fintech'. Esta a su vez espera, en palabras de Francisco Jaramillo, extender la "alianza estratégica más allá de la parte societaria" y compartir oportunidades de negocio con las que "dinamizar la banca y el sector financiero". 

Compartir el artículo

stats