Aurelio Vázquez: «Los fondos de inversión son las sociedades más transparentes y ortodoxas»

Entrevista al senior advisor de Hotel Investment Partners (HIP) / Casado en segundas nupcias y padre de cinco hijos, Vázquez empezó su nueva singladura profesional en 2019 y ha descubierto un nuevo modelo de negocio. Trabajador infatigable, destacan entre sus aficiones la naturaleza, el golf, la caza, el esquí, la natación y la lectura

Aurelio Vázquez inició en 2019 su andadura profesional en HIP

Aurelio Vázquez inició en 2019 su andadura profesional en HIP / B. Ramon

¿Cómo podemos definir Hotel Investiment Partners (HIP)?

Es una plataforma de inversión, cuyo principal accionista es Blackstone, uno de los grandes fondos de inversión mundiales. Es una empresa que pretende ser líder en inversión hotelera en el sur de Europa, especializada en identificar oportunidades de inversión, analizar muy bien esas oportunidades, valorar y calibrar los riesgos, transformar hoteles, reposicionarlos y finalmente, hacer un asset management (gestión de activos), ya que no es una empresa gestora de hoteles, sino que a través del propio asset manegement complementamos al gestor hotelero, aportamos un enfoque más sofisticado y analítico para entender mejor los mercados, la demanda y las oportunidades que ofrece el real state tratando de maximizar el valor de la inversión. Éste sería el core business de la compañía, que es eminentemente financiero con el foco en el ámbito hotelero vacacional, creando valor para el accionista a través de las palancas mencionadas.

Ahondemos en el modelo de negocio y en la estrategia empresarial...

Es un modelo de negocio rupturista respecto al modelo convencional vigente hasta hace muy pocos años: un propietario que es al mismo tiempo inversor y gestor; sobre ese modelo se construyeron las empresas más tradicionales y conocidas que hay en estos momentos en el sector. Nuestro modelo es rupturista, porque viene desde el ámbito financiero y porque la creación de valor viene a través de las palancas aludidas (identificación de oportunidades de inversión, transformación, reposicionamiento y asset management), sin ser gestores. La creación de valor viene de identificar bien las oportunidades y buscar el mejor operador en función del hotel y del destino concreto, y además darle una capa más sofisticada en el ámbito analítico para que las decisiones que toma el operador tengan una mayor creación de valor; entre otras cosas, maximizando los ingresos, entendiendo bien los flujos de la demanda o anticipando bien los riesgos.

Se entiende que Hotel Investiment Partners se erige en propietaria de los hoteles gestionados…

Así es. De hecho, Hotel Investment Partners es el mayor propietario (que no gestor) de hoteles de España.

En el lenguaje de la calle, se suelen asociar fondos de inversión a una imagen oscurantista, a un poder tan potente como oculto... ¿Qué hay de verdad en ello?

En primer lugar, diría que ese tipo de comentarios obedecen a un gran desconocimiento de la realidad de este tipo de empresas. Los fondos de inversión son, posiblemente, las sociedades más transparentes del mundo; la mayor parte de ellas cotizan en bolsa. Al menos a tenor de la praxis que yo he visto en mi carrera profesional, los fondos de inversión son las empresas más escrupulosas, más ortodoxas, más ‘reglamentaristas’ y más transparentes que existen. Entidades con múltiples accionistas que dejan su dinero y, con toda lógica, quieren saber que ese dinero está en las mejores manos, con una transparencia absoluta en todas las operaciones y buscando, como cualquier empresario convencional, el mayor rendimiento a su inversión, al mismo tiempo están fuertemente comprometidas con los parámetros de compromiso social y medioambiental que la sociedad demanda. En segundo lugar, son empresas que están generando decenas de miles de puestos de trabajo (sólidos y estables), al llevar a cabo inversiones a gran escala y transformar algunos de los sectores donde están operando. El ejemplo del sector hotelero es clarísimo: se está transformando y modernizando los hoteles de un modo muy relevante. Son, en definitiva, empresas que juegan y van a seguir jugando un papel determinante en el presente y el futuro del sector turístico español e internacional.

¿Incide en su trabajo cotidiano la Inteligencia Artificial? ¿De qué forma?

En estos momentos, la Inteligencia Artificial está permeando en todas las capas de la gestión donde se procesan ingentes cantidades de datos. En nuestro caso, como propietarios de una cartera de más de 70 hoteles, procesamos a diario miles de datos de todo tipo: ventas, costes, personal... Por otra parte, estamos incorporando procesos de automatización, identificando patrones ocultos para mejorar la toma de decisiones en el ámbito de los ingresos, de la demanda, de la evolución económica de los mercados, entre otros campos. Estamos creando modelos para mejorar cualitativamente la gestión de datos. En esta materia, diré que cuando empecé en la industria turística, uno tenía muchas inquietudes para mejorar los procesos y las decisiones, pero no teníamos el cómo hacerlo. Ahora se ha invertido la ecuación, en el sentido de que hay muchas posibilidades (es decir, ya tenemos el ‘cómo’) y lo más inteligente es preguntarse el ‘para qué’; quiero decir con ello que hay que estar atento para no perderse ante las inmensas posibilidades de análisis y correlación que existen actualmente.

Cambiemos de tercio. Usted es un gran conocedor del turismo, con una larga trayectoria en el mismo. ¿Cómo valora Aurelio Vázquez a día de hoy el sector turístico en Mallorca?

Considero que el sector turístico balear (y por tanto, también Mallorca) está en un punto muy interesante, porque hay una industria muy consolidada (sin duda es el eje económico de la Comunidad) que tiene ante sí unos desafíos importantes. Del mismo modo que cuando se inventó esta industria en Baleares se tomaron decisiones relevantes en cuanto a la configuración del sector turístico, ahora volvemos a estar en ese momento de replanteamiento. Creo que la presidenta del Govern, Marga Prohens, ha hecho un planteamiento muy inteligente y valiente: éste es nuestro sustento y nuestro motor económico, que da soporte al Estado del Bienestar; pues bien, hay una serie de problemas que hay que resolver, y hay que, entre todos, encontrar una solución. Esto no es un problema sectorial, no va de lo que dicen los unos o los otros, los hoteleros o los sindicatos; esto es transversal y nuclear a la economía balear, de modo que hay que escuchar todas las voces para extraer las correspondientes conclusiones. Por otra parte, debo indicar que me parece un acierto que se haya situado a Antoni Riera, profesional de enorme prestigio y reputado economista, al frente de este negociado.

¿Cuáles son, en su opinión, los principales desafíos que debe afrontar el sector?

Son varios. El primero de ellos es dar respuesta a la pregunta: ¿Qué hacemos con la oferta ilegal? Éste es uno de los problemas más importantes del sector. En segundo lugar, debemos plantearnos qué hacer con las infraestructuras que claramente están obsoletas y requieren de una actualización, especialmente en movilidad y gestión del agua. La tercera cuestión es qué hacemos para solucionar el problema de la vivienda, que afecta a miles de ciudadanos residentes y a otros que quieren trabajar en las Islas. Y el cuarto desafío es cómo diseñar los incentivos para que la inversión privada fluya y se siga transformando la oferta (solo con ese hecho, la transformación de la oferta, cambiaremos cuantitativa y cualitativamente la demanda) y el sector siga evolucionando. Diría que en esas cuatro claves está el nudo de la cuestión, más allá de otras problemáticas que también cabe afrontar. En todo caso, debemos tener claro hablamos de un sector fuerte, con una capacidad y una tecnología para manejar millones de personas de una manera eficiente. A mi modo de ver, su principal debilidad estriba precisamente en gestionar adecuadamente el éxito, para que no sea el comienzo del declive, sino para que sea un éxito sostenido en el tiempo. Baleares nunca ha tenido un problema de demanda; el problema está en la oferta y, por consiguiente, hay que aplicar sobre esa oferta políticas inteligentes de modo que el sector siga siendo la gallina de los huevos de oro.

Por el tono que usa en esa radiografía del sector, se intuye un cierto optimismo para poder salir airosos del reto…

Sin duda. alguna. La historia del turismo balear es una historia de éxito, y ese éxito lo es en primera persona de la sociedad balear, que decidió qué quiso ser y qué quiso hacer , y decidió claramente apostar por el turismo como motor económico de desarrollo y progreso. Particularmente, no creo que a estas alturas eso se vaya a revertir o a invertir. Es decir, creo que esa historia de éxito se va a mantener en el tiempo, más allá de que haya algunos núcleos minoritarios interesados en hacer mucho ruido y en dibujar unos panoramas entre apocalípticos y catastróficos. Es obvio que hay cosas que mejorar (están en la mente de todos); cuestiones que se pueden y se deben resolver con tiempo y voluntad política a partir del consenso social. Considerando que contamos con unos empresarios modélicos y exitosos, y que estamos en una sociedad pujante y que quiere cotinuar disfrutando de unos altos niveles de bienestar, no creo que vayamos a errar en las decisiones que se vayan a tomar, ni tampoco en su ejecución. Esas decisiones se tienen que tomar además en un momento en el que seguimos estando en la cresta de la ola, lo cual siempre juega a favor. A todo ello, es muy importante subrayar que, por primera vez en muchos años, hay una clara voluntad política de entrar a solucionar estos problemas y no ponerse de perfil.

Suscríbete para seguir leyendo