Directora general de Emotion Group en España

Pilar Carbonell: «Nos falta que el público local considere el Mallorca Championships como algo suyo»

Nacida en Palma en 1972, ha trabajado tanto en el sector público (en el Ayuntamiento de Calvià y como directora general de Turismo en el Govern) como en el sector privado: dirige negocios en el sector de la restauración y el turismo, que compagina con su intenso trabajo para Emotion.

Pilar Carbonell es la directora general de Emotion en España desde 2022

Pilar Carbonell es la directora general de Emotion en España desde 2022 / Emotion

¿Qué tipo de empresa es Emotion Group?

Desde hace 30 años, Emotion es una empresa promotora de eventos deportivos profesionales; y ahí radica precisamente su factor distintivo. El grupo cuenta con distintas licencias tenísticas en países como Austria y Alemania, porque -cabe recordarlo- para organizar esta clase de eventos se requiere la pertinente licencia. Es decir, lo importante no es tener el lugar sino contar con la licencia. Nuestro CEO y fundador, Edwin Weindorfer, es austríaco y un enamorado de Mallorca y por ello decidió en su día, en 2015, traer a la isla una licencia para la organización de un torneo WTA, de mujeres. Tras cinco años en la isla, esa licencia fue traspasada a Berlín, porque en 2020 surgió la oportunidad de traer a Mallorca una licencia de ATP 250 masculina. Al estar en plena pandemia, la competición no pudo llevarse a cabo, de modo que se celebró la primera edición en 2021, pero aún con unas circunstancias muy adversas. Fue un arranque a medio gas.

Es decir que la ‘normalidad’ llega con su llegada a la empresa, en 2022…

No por mí (risas). Diría mejor que me incorporé con la normalidad, me sumé a Emotion el año de la normalidad. Lo cierto es que me incorporé tarde (finales de enero de 2022) para organizar un evento de ese impacto, con lo cual sólo tuvimos cuatro meses para organizar todo. Fue un año duro, máxime teniendo en cuenta que yo no procedía del ámbito deportivo, y esta clase de eventos tienen sus múltiples particularidades.

¿En qué consiste su trabajo como directora general del grupo en España?

Mi madre no entiende cómo puedo trabajar 365 días por un evento de una semana. Es difícil entender hasta qué punto de detalle hay que tener en cuenta a la hora de organizar un evento de esta magnitud. Es muy complejo explicar qué hace una coordinadora como yo (realmente, ésa es mi función). Por una parte, tengo que cubrir el presupuesto que tenemos para cada ejercicio. Por otra, año tras año, debemos desmontar todo (hasta las farolas, con sus correspondientes tornillos) para volver a montarlo al cabo de tres semanas. Eso, unido a todo lo que conlleva un evento de estas características (uniformes, catering, transporte, logística, comunicación…), nos conlleva trabajo intenso a lo largo de todo el año para todo un equipo, porque es evidente que yo sola no iría a ninguna parte. Contar con un equipo altamente competente y de la máxima confianza es imprescindible para poder gestionar y coordinar adecuadamente por mi parte

¿Cuántas personas trabajan junto en la sede palmesana de Emotion?

A lo largo del año en la oficina trabajamos cinco personas, con los necesarios refuerzos para cuando llegan las fechas de los eventos, sobre todo en el caso del tenis. Como ejemplo, tenemos un equipo de trabajo formado por nueve personas cuya función -si las circunstancias climatológicas lo exigen- es cubrir las pistas. De igual modo, diré que disponemos de ojo de halcón para el torneo, pero también contamos con un equipo de jueces de línea. Durante las semanas previas a de competición y a lo largo de su propio desarrollo (en este caso, Mallorca Championships presented by Waterdrop se celebra entre el 22 de junio y el 29 de junio en el Mallorca Country Club de Calvià) nos faltan horas, vivimos con una intensidad máxima. Para el torneo, contamos con cinco pistas de hierba: pista central -reservada exclusivamente para el evento- y otras cuatro, que sí se usan durante el año en el club. Para esta edición, usaremos tres pistas para el torneo y dos para entrenamientos.

A estas alturas, ¿está ya todo el aforo del torneo vendido?

No, aún no. Cada año vamos mejorando. La mayor parte de las entradas se venden online, aunque también abrimos taquillas para aquellas personas que quieran comprarlas presencialmente, asumiendo que corren el riesgo de encontrarse que estén agotadas. Diría que la mitad de las entradas, en las tres ediciones anteriores, corresponden a público extranjero y la otra mitad a público local. En los años precedentes, hemos llenado en semifinales y finales. Uno de nuestros grandes objetivos es hacer ver al público mallorquín que un evento de estas magnitudes en la isla es una gran oportunidad; tenemos que pensar que en toda España sólo hay tres licencias: el Mutua Open de Madrid, el Barcelona Open Banc Sabadell y nosotros, que somos los recién llegados. Todo el mundo quisiera nuestra licencia. Y eso es así porque uno no puede ir a la ATP a comprar una licencia; esto no funciona así. Hay que adquirir una licencia que ya existe, y que -por una u otra causa- no lleva a cabo el evento. Pongo un ejemplo: este año, la licencia de Israel (donde por razones obvias no habrá torneo) la ha adquirido Gijón. Aquí nos falta que el público local entienda que el torneo es suyo, es un torneo de Mallorca. Si eso se consigue, el torneo crecerá de un modo importante. Nosotros ponemos de nuestra parte para que así sea: vendemos entradas a partir de diez euros para los primeros días y entradas gratuitas para menores de seis años. Además, una de las grandes diferencias de nuestro torneo respecto a otros es la proximidad entre los jugadores y el público; éste es un valor añadido del Mallorca Championships presented by Waterdrop.

El torneo está clasificado como un ATP 250 ¿Se puede pensar que escale posiciones?

Creo que vamos por buen camino. Si tenemos en cuenta que ésta será la cuarta edición (o tercera, si observamos cómo fue la primera), estamos bien posicionados. Mutua Open tiene una singladura de más de 20 años, y el Godó, una trayectoria de 70. La idea de nuestro CEO, que ha adquirido en propiedad el club, es crecer en número de pistas. El hecho de tener el apoyo explícito de Wimbledon (tenemos el mismo césped del All England Club de Londres) también nos ayuda de una manera clara. Somos el único club en el mundo que puede enorgullecerse de un acuerdo semejante con Wimbledon.

¿Se hace difícil tratar con deportistas profesionales?

Creo que los profesionales de cualquier actividad o sector profesional tendrán sus cositas. Pienso, por poner un ejemplo, en el mundo de la moda o los actores y actrices. Por mi experiencia, conozco bien el mundo de la gastronomía, y se suele decir que los cocineros son especiales. Es verdad que los deportistas tienen sus exigencias y sus detalles (es sabido que Djokovic, que jugó nuestro torneo, en dobles, en la edición de 2021, viaja con su propio cocinero), pero nada extraordinario que haga imposible gestionarlo. Estoy convencida de que el mundillo de los artistas es mucho más complicado de tratar. Por nuestra parte, ponemos todo nuestro empeño y profesionalidad para que todo el mundo salga del evento con buen sabor de boca y un magnífico recuerdo de la experiencia. Además de ello, como empresa, se trata de cubrir el presupuesto (para esta edición se aproxima a los cuatro millones de euros) y ganar dinero, porque no somos una ONG.

¿Pueden los eventos deportivos actuar como elementos que faciliten la desestacionalización?

Debería ser así, pero aún no lo es. Cuando ejercía de directora general de Turismo, recuerdo haber hablado en varias ocasiones al respecto. El deporte, como producto turístico, es el único que nos puede ayudar a desestacionalizar de verdad y a ser alternativa clara. Por una razón muy simple y entendible a la vez: la gente practica deporte con independencia del tiempo que haga.

Afirma que todavía no lo es. ¿Por qué?

Se tienen que dar otras circunstancias desde las instituciones (y no dudo que haya voluntad de propiciarlas) para poder atraer otros eventos deportivos de primer nivel y también para que los que ya estamos aquí (la Challenge ciclista, la Mallorca 312, el Iron Man, el Road to Mallorca, el Mallorca Ladies Golf Open, la Copa del Rey de Vela, el Mallorca Championships…) seamos considerados como un activo al que potenciar y sacarle el máximo provecho para la promoción de ese producto turístico deportivo. ¿Qué ocurre? Que todo es tan complejo y tan lento, que al final las subvenciones institucionales llegan muy tarde. Si supiéramos de antemano el dinero de la Administración con el que contamos, podríamos promocionar los eventos de otra forma para mejorar el mensaje de nuestra promoción. Podríamos discutir cómo llegar a nuestros futuros clientes, pero no el hecho de dejar de hacerlo. Promocionar seguirá siendo importante. En definitiva, hay que ir de la mano, las instituciones deben creer que estos eventos deportivos les ayudarán a atraer a otros que todavía no existen. En la última edición de Fitur, las cifras que hizo públicas Andalucía son sumamente relevantes: en 2010, tenían diez eventos deportivos relevantes; en 2023, la cifra se había elevado hasta los 250. Los norteamericanos han visto muy claramente que los eventos deportivos se convierten en un espectáculo y una experiencia; quién quiera triunfar en el sector, debe ir por esta senda.

«El auge del fútbol femenino no se ha trasladado a otros deportes»

Como mujer que está al frente de una empresa de eventos deportivos, ¿cómo valora Pilar Carbonell el auge del deporte femenino?

Creo que la realidad es bastante diferente a lo que realmente se traslada a la ciudadanía, a la opinión pública. Hemos visto el auge en el fútbol femenino, y es algo muy positivo, pero pasarán muchos años hasta que el fútbol de las mujeres consiga las cifras del masculino. Al final, como gestores, hay que medir el retorno. A día de hoy, el auge del fútbol femenino no se ha traducido o trasladado a otros deportes, y la realidad es que los patrocinadores no apuestan en la misma medida por el deporte femenino (hablo en global) que por el masculino, a pesar de que todo el mundo promulgue la igualdad, y nosotros somos los primeros. Organizamos un torneo femenino de golf profesional, y la repercusión y la venta de entradas son muy escasas en relación con el impacto que podría tener. Queda, por tanto, mucho camino por recorrer. En todo caso, está muy bien que alguien lo lidere, lo empuje y haya empresas que lo apoyen: Iberdrola, por ejemplo, sólo patrocina deporte femenino, pero hace falta mucho más.

Suscríbete para seguir leyendo