El Gobierno y el ejecutivo de Canarias han pactado una limitación de precios aéreos desde junio durante un año en un trayecto a la Península donde operen al menos tres compañías.

Se declarará una Obligación de Servicio Público (OSP) como experiencia piloto para tratar de frenar la subida de tarifas sobre todo en periodos vacacionales. Se informará de la medida en los próximos días a las compañías aéreas, así como a la Comisión Nacional de los Mercado y la Competencia y a la Comisión Europea.

El acuerdo ha sido alcanzado esta mañana entre el consejero de Transportes del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, con la secretaria general de Transportes, María José Rallo, y el director general de Aviación Civil, David Benito Astudillo.