Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Según la Agencia Tributaria

Cuatro de cada 10 trabajadores ingresan menos de 1.000 euros al mes

Los ertes se cebaron con los empleados de menores sueldos y las desigualdades entre los que más cobran y los que menos aumenta tras la pandemia

Cuatro de cada 10 trabajadores ingresan menos de 1.000 euros al mes.

Cuatro de cada 10 trabajadores en España ingresan cada mes menos de 1.000 euros. Ya sea porque su sueldo está anclado al salario mínimo y/o porque tienen un contrato a tiempo parcial y no pueden echar las horas suficientes para tener una nómina a final de mes que alcance los cuatro dígitos. Así lo constatan las última estadísticas publicadas este martes por la Agencia Tributaria, que recoge datos salariales del 2021. Es la referencia más actualizada a fecha de hoy y permite vislumbrar en qué estado llegaron los trabajadores españoles a la actual crisis de precios, la mayor de los últimos 40 años. Otras dos conclusiones que dejan las estadísticas es que los ertes -y su consecuente mordida para el poder adquisitivo- se cebaron con mayor intensidad entre los empleados con bajos salarios y que las desigualdades entre los que más ganan y los que menos volvieron a repuntar con la pandemia.

Los expertos del Gobierno están actualmente debatiendo cuánto debiere subir el salario mínimo interprofesional (SMI) el año que viene -hoy día está en 1.000 euros brutos al mes, en 14 pagas-. Un suelo salarial que, ante el escaso incremento de las remuneraciones, cada vez cubre a más gente. En 2021, con un salario mínimo de 965 euros, el 38,8% de los asalariados españoles ganaban esos 965 euros o menos. Una década antes, en 2010 y con un SMI de 633,3 euros, dicha proporción era del 31,2%. Es decir, la proporción de trabajadores bajo el umbral del SMI ha aumentado más de siete puntos en los últimos 10 años.

Una escasez de ingresos que es mucho más probable que afecte a mujeres que a hombres. La proporción de trabajadoras bajo el umbral del SMI es del 44,9%, más de 10 puntos por encima que sus colegas masculinos. En términos medios, la brecha salarial se situó en 2021 en el 20% o unos 392 euros al mes, en detrimento de las mujeres.

Y es que la estadística del salario medio ofrece una imagen sesgada de lo que ganan los españoles, en tanto que mientras cuatro de cada 10 ingresa menos de 1.000 euros al mes, el sueldo medio se ubica en 1.793,25 euros mensuales. Las desigualdades entre aquellos que más ganan y aquellos que menos se han acentuado desde el inicio de la pandemia. En 2021 la remuneración media de los trabajadores mejor pagados era 86 veces más elevada que entre los peor pagados. Un año antes la proporción era de 85 veces y una década antes 76 veces.

En Catalunya, el mayor coste de la vida y un mayor volumen medio de remuneraciones provoca que la proporción de trabajadores bajo el umbral del salario mínimo sea inferior que en el conjunto de España. Mientras los segundos ascienden al 38%, los primeros están en el 33,6%. El salario medio en Catalunya se ubicó el año pasado en los 2.014 euros mensuales, un 11% por encima de la media española. Los datos de la Agencia Tributaria no recogen las remuneraciones del País Vasco y Navarra, al tener estos haciendas propias. Restando estas dos autonomías de la comparativa, los sueldos medios en Catalunya son los segundos más elevados, solo superados por los de Madrid. Allí la nómina media asciende a 2.331,75 euros al mes, el 23% por encima de la media española.

A peor salario, más ertes

El 2020 fue el año de los ertes. Las restricciones sanitarias aplicadas sobre actividades con gran peso dentro de la economía española llegaron a provocar que 3,6 millones de trabajadores en España, casi el 20% de la población asalariada, estuviera en un momento u otro afectado por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Estar en erte implica no trabajar y dejar de cobrar por ello. El Sepe salvaguardó parte del poder de compra de los afectados con prestaciones por desempleo, aunque estos no ingresaron lo mismo en suspensión que trabajando.

Los datos de la Agencia Tributaria muestran que aquellos trabajadores con peores salarios fueron enviados en mayor proporción al erte por sus empresa que aquellos con mejores remuneraciones. Ya sea porque las compañías afectadas por las restricciones fueron las mismas que pagaban peor a sus empleados o porque aquellos trabajadores que no pudieron teletrabajar eran los que peores sueldos tenían.

Mientras aquellos trabajadores que ganaban en 2020 entre la mitad o el salario mínimo, el 35% pasó por un erte; entre aquellos que ganaban 10 veces el salario mínimo solo fueron suspendidos el 5,2%.

Compartir el artículo

stats