Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alta Velocidad

El AVE entre Alicante y Madrid cambiará su cabecera a Chamartín el 13 de septiembre y tardará 10 minutos más

El tráfico habitual con destino València se mantiene por ahora, por la falta de suficientes vías de ancho estándar, desde Puerta de Atocha, estación con la que conectarán cuatro trenes por sentido desde la provincia al día. De ellos, dos el mes próximo y otros dos en diciembre

Un tren de Alta Velocidad en la estación de Atocha en Madrid

Ya hay fecha definitiva para el cambio de cabecera de los trenes de Alta Velocidad de la estación Puerta de Atocha, en Madrid, a la de Chamartín-Clara Campoamor: el 13 de septiembre. Así lo acaban de comunicar el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que no rectifica una decisión que causó una enorme polvareda meses atrás, con la oposición del Ayuntamiento y la Diputación Provincial; y la exigencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puigde que se diera marcha atrás en una decisión "que no se ajusta a los intereses de la sociedad valenciana", dijo.

En cualquier caso, esta modificación ya se había avanzado y se confirma "tal y como estaba acordado", a excepción de cuatro trenes diarios por sentido, que mantendrán la cabecera en la estación de Atocha. Esto supone en total ocho trenes AVE al día, eso sí, cuatro (dos por sentido) a partir de septiembre, y los otros cuatro, según el compromiso de Adif, desde diciembre.

Una decisión que la Conselleria de Transportes valora positivamente, puesto que inicialmente no iba a parar ningún tren en Atocha y después se anunciaron dos trenes por sentido. De momento no se conocen los horarios, algo que Renfe despejará en las próximas horas.

Adif motiva la decisión del cambio de cabecera en el incremento de la oferta por la liberalización de estos servicios mientras se avanza en la configuración de la red en Madrid: el túnel Atocha-Chamartín, ya operativo, las nuevas estaciones de Chamartín y la pasante de Atocha; en la carga de viajes que hay actualmente; en que los trayectos con el norte de España se recortarán en duración; y en que Chamartín es un punto que viene bien a empresarios y turistas de negocios dado que la zona norte de Madrid aglutina el sector financiero.

En cambio, los tráficos de Renfe con destino Valencia seguirán operando temporalmente desde Madrid-Puerta de Atocha, "hasta que la estación Madrid-Chamartín-Clara Campoamor disponga de 8 vías de ancho estándar, con la puesta en servicio de las nuevas vías 14 y 15".

Según Adif Alta Velocidad, con el cambio de cabecera desde Alicante la duración del viaje se incrementará en menos de 10 minutos en los trenes directos Madrid-Alicante y "se registrará un ahorro de tiempo mucho mayor en los servicios transversales". Sin embargo, el desplazamiento desde Chamartín hasta el centro de Madrid, donde se dirigen la mayoría de pasajeros que viajan en AVE, supone un tiempo adicional que Adif minimiza "con el gran servicio de cercanías" que se ofrece a los viajeros.

Los dos millones de pasajeros que se mueven anualmente entre Alicante y Madrid deberán después coger un cercanías, metro o autobús para acercarse al entorno de la Puerta el Sol, donde se concentra gran parte de la actividad económica, política y turística de la capital de España. Mientras tanto, los AVE de València sí siguen operando en Atocha.

Adif Alta Velocidad mantiene la decisión de trasladar la cabecera de los servicios de alta velocidad Madrid-Alicante/Murcia a la estación Madrid-Chamartín-Clara Campoamor, como respuesta al aumento de la oferta en marco de la liberalización del sector. A partir del próximo 13 de septiembre, los servicios cambiarán su ubicación, a excepción de cuatro trenes por sentido diarios, que tendrán la cabecera en Madrid-Puerta de Atocha. Dos de ellos iniciarán su operación en septiembre y, otros dos, en diciembre, explican desde la empresa.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias explica que se ha mantenido un diálogo en los últimos meses con los operadores Renfe, Ouigo e Iryo para analizar las posibilidades técnicas de mantener los servicios de Alicante y Murcia desde la estación Madrid-Puerta de Atocha, en vez de trasladar la cabecera a Chamartín, tal y como se acordó en 2020, con objeto de pulsar su disposición y el encaje en sus planes de negocio.

Aumentar el tráfico

"El plan diseñado en 2020 para organizar la circulación de los trenes entre Madrid y Levante responde a un profundo análisis técnico de la capacidad de las terminales de Atocha y Chamartín y tiene como objetivo responder a las necesidades de la liberalización del sector y aumentar un 50% el tráfico para dar cabida a los nuevos operadores". El plan tiene origen en el Estudio Informativo de 2007.

De hecho, para su elaboración, se priorizó el servicio y se tuvieron en cuenta "diferentes fases de explotación en función de la disponibilidad de las infraestructuras que van a configurar la red de Alta Velocidad madrileña -túnel Atocha-Chamartín, estación pasante de Atocha y la nueva estación de Chamartín con más vías- para dar respuesta a los tráficos previstos en los acuerdos marco con las operadoras en un contexto de liberalización con más oferta", explican desde Adif Alta Velocidad como motivación definitiva del cambio.

Según el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, la ubicación de la cabecera en Chamartín incrementa menos de 10 minutos los tiempos de viaje en los trenes directos entre Madrid y Alicante y consigue un ahorro de tiempo mucho mayor en los servicios transversales, en referencia a las conexiones con el norte de España, que ahorrarán una hora de viaje. En cambio, los tráficos de Renfe con destino Valencia seguirán operando temporalmente desde Madrid-Puerta de Atocha, hasta que la estación Madrid-Chamartín-Clara Campoamor disponga de 8 vías de ancho estándar, con la puesta en servicio de las nuevas vías 14 y 15.

Nuevas infraestructuras

En este sentido, Adif da explicaciones técnicas como que el tramo Chamartín-Torrejón de Velasco, puesto en servicio el 1 de julio tras una inversión de 1.000 millones de euros, favorece el movimiento de los trenes que, procedentes de Levante, se encaminan hacia Chamartín desde Torrejón de Velasco, evitando el cruce con las vías de Alta Velocidad Madrid-Andalucía. A su vez, el túnel en ancho estándar entre Atocha y Chamartín permite la circulación de tráficos transversales entre el norte y oeste con el este y el sur, que podrán tener paradas en Madrid-Puerta de Atocha, al igual que los servicios a la Comunidad Valenciana y Murcia, cuando se construya su nueva terminal pasante.

"En paralelo, Adif Alta Velocidad avanza en el ambicioso proceso de remodelación y ampliación de las estaciones de Madrid-Chamartín-Clara Campoamor y Madrid-Puerta de Atocha para dar respuesta al incremento de viajeros desde y hacia la Comunidad Valenciana y Murcia", afirman en un comunicado.

Esta actuación forma parte de la remodelación de la estación, a la que se está dotando de un nuevo vestíbulo -desde el 3 de agosto ya está ampliado- y cuatro vías más destinadas a la Alta Velocidad, además de otras dos vías que modifican su ancho, antes de su remodelación integral -que surgirá de un concurso global ya en marcha- y "que la convertirán en un hub de transportes referente internacional de diseño y sostenibilidad".

"Todas estas inversiones, de gran complejidad técnica, se realizan manteniendo el servicio ferroviario, diseñándose soluciones transitorias que permiten el mantenimiento de todos los servicios", concluyen las fuentes.

Compartir el artículo

stats