Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Según el destino

El coste de los vuelos sube un 50% este verano en plena tormenta de cancelaciones por huelgas

Las agencias de viajes españolas recuperan los niveles de ventas de julio y agosto de 2019 tras dos años ruinosos | Los viajes más demandados son al Caribe, Nueva York y oeste de Europa

Volar en 2022: el coste de los billetes sube un 50% este verano en plena tormenta de cancelaciones por huelgas. Archivo

El coste de los vuelos ha subido este verano entre un 40 y un 50 % en función de los destinos en plena tormenta de cancelaciones por la saturación de algunos aeropuertos europeos y las huelgas convocadas por pilotos, tripulantes de cabina y personal de tierra de compañías como Ryanair, EasyJet, Lufthansa o British Airways (esta última en preparación). Los paros amenazan con arruinar las vacaciones de miles de viajeros en el verano de la recuperación del turismo tras dos años y medio de pandemia. Las agencias de viajes españolas han conseguido este verano los niveles de ventas de julio y agosto de 2019 tras un arranque del año flojo. Los viajes más demandados son al Caribe, Nueva York oeste de Europa, según precisa Eva Blasco, vicepresidenta de la Asociación Europea de Agencias de Viajes y Tour Operadores (ECTAA).

Blasco, consejera delegada de Europa Travel, reconoce que la cascada de paros está complicando el trabajo de las agencias españolas, que pierden horas cada día tratando de reprogramar los viajes de sus clientes. La directiva precisa que el coste de los vuelos ha subido en julio y agosto “entre un 40 y un 50%”, aunque recuerda que partían de precios muy bajos. Las aerolíneas han vinculado el encarecimiento de los vuelos al alza del coste del combustible a pesar de que la mayoría ya tenía esta incidencia cubierta porque compran el queroseno con contratos a futuro.

La vicepresidenta de la Asociación Europea de Agencias de Viajes subraya que este verano los aviones “van muy llenos a pesar de que el mercado español es muy de reservar a última hora y algunos clientes se están retrayendo al ver los problemas que hay con los vuelos”. Al margen de las cancelaciones y retrasos, algunas aerolíneas se han visto obligadas a anular operaciones ante las dificultades para ejecutar la programación (como Lufthansa que este verano ha anulado 3.100 vuelos).

La explosión de la demanda en Europa ha supuesto un desafío para aerolíneas y aeropuertos, que deben adaptar rápidamente su capacidad tras dos años bajo mínimos. Esta reactivación también ha activado reivindicaciones laborales por parte del personal de Ryanair, EasyJet, British Airways, Air France y el grupo Lufthansa. A ello, se ha sumado paros en el control aéreo francés, lo que complica el tráfico desde o hacia España.

Lufthansa

El miércoles pasado, Lufthansa dejó en tierra a 130.000 pasajeros de sus hub de Fráncfort y por la cancelación de 1.023 vuelos por la huelga de los trabajadores de tierra de la compañía. Los pilotos de EasyJet han convocado tres paros de 72 horas en agosto ante la negativa de la empresa a restablecerles sus condiciones laborales de antes de la pandemia. Los tripulantes de cabina de Ryanair han anunciado nuevos paros en sus diez bases españolas de lunes a jueves entre el 8 de agosto y el 9 de enero. Los pilotos de British Airways están preparando una huelga para este mes de agosto.

A pesar del ruido por las protestas del personal aéreo y el encarecimiento de los billetes, los españoles se han lanzado a viajar al extranjero tras dos años de planes cancelados por la pandemia. Eva Blasco apunta que hay mucha demanda de viajes a países del oeste de Europa como InglaterraFrancia Italia. “También están funcionando muy bien el Caribe, Nueva York y los cruceros”, asegura Blasco. Sin embargo, “destinos como Polonia e incluso Alemania no se están vendiendo por la guerra de Ucrania”, advierte.

Compartir el artículo

stats