Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Megacentro logístico

Así es Amazon Onda por dentro: en el corazón del gigante

El gigante abre en la provincia un megacentro logístico con capacidad para millones de productos que se distribuyen en España y el resto de Europa a través de hasta 80.000 envíos durante una sola jornada

Una operaria empaqueta un producto en el almacén de Amazon en Onda. / ERIK PRADAS

Amazon ha inaugurado esta semana en Onda (Castellón) su primer megalmacén logístico de la Comunitat Valenciana. La plataforma tiene capacidad para la distribución de cuatro millones de productos, que almacena en una extensión similar a siete campos de fútbol y que funciona a pleno rendimiento los siete días de la semana las 24 horas. 

La firma asegura que tendrá "1.000 trabajadores" en los próximos años, aunque ha arrancado con 350 --la mayoría mozos de almacén--. La compañía está creciendo en España con el mismo modelo que le ha llevado a ser un coloso de la distribución en Estados Unidos con tres tipos de centro: almacenes de primera milla (grandes centros de distribución como el de Onda que envían la mercancía a plataformas de distribución intermedias), estaciones logísticas (esas plataformas intermedias que están situadas en el área metropolitana de las grandes ciudades) y almacenes de última milla (desde donde envían los productos a la vivienda del cliente). 

La plataforma de Onda es uno de los ocho almacenes de primera milla que la compañía tiene en España y está especializada --como otras dos situadas en las inmediaciones de Madrid-- en paquetes de grandes dimensiones (más de medio metro). Un 90% de los productos que salen Onda se reparte en un día en cualquier punto de España y el otro 10% tiene como destino el resto del continente.

Concepto estadounidense

La plataforma responde a un concepto muy estadounidense con gran cantidad de medidas de seguridad que recuerdan a las del acceso a la zona aire de un aeropuerto y anuncios que animan a denunciar confidencialmente «cualquier violación del código de conducta o comportamiento inmoral o poco ético».

El primer día recibió a los trabajadores con un pasillo de compañeros aplaudiendo como si fueran compradores de un iPhone en el estreno de un nuevo modelo. 

La plataforma de Onda recibe el nombre VLC1 y está tematizada con un escudo inspirado en el casco de Jaume I. / ERIK PRADAS

La plataforma se llama VLC1 (en referencia a que el aeropuerto de València es el más cercano con vuelos diarios internacionales) y está tematizada con un escudo inspirado en el casco de Jaume I en versión moderna. La instalación se divide en tres secciones: entrada de productos, almacenaje y salida. El jefe de operaciones de envíos de Amazon en Onda, Miguel Gómez, revela que los productos se almacenan sin un criterio preestablecido porque los patrones de compra de los clientes al final «son al azar».  

Los artículos se etiquetan con un código de barras tras su descarga en la nave y se depositan en estanterías con cinco alturas. Una vez que ya están almacenados, aparecen en la web de la compañía y los clientes pueden hacer los pedidos. «Tenemos productos almacenados para tres días o tres semanas, depende de la referencia», aclara Gómez.

A diferencia de otros megalmacenes de Amazon en España, el de Onda no está complemente robotizado. Las plataformas más modernas de la compañía disponen de robots para mover la mercancía, pero este sistema no se puede aplicar en Castellón por el tipo de paquetes, ya que son muy irregulares debido a su tamaño. 

Las instalaciones trabajan únicamente con paquetes de gran tamaño, de más de 0,5 metros cada uno. / ERIK PRADAS

Desde el almacén se distribuyen desde sombrillas de playa a freidoras, pero no se utiliza para el envío de artículos pequeños como pueden ser un CD o un móvil. Esto obliga a que más del 80% de la plantilla esté formada por mozos de almacén que van arriba y abajo con un lector láser para localizar los productos (la compañía asegura que el margen de pérdidas por millón de paquetes es «ínfimo» aunque no lo concreta). La plataforma sí que dispone de robots para facilitar el empaquetado de productos.

En cuanto el cliente escoge un producto, el artículo sale de la zona de almacenaje y es etiquetado con un nuevo código de barras que garantiza el anonimato del comprador. El producto comienza a circular por una cinta y a través de un reconocimiento por cámaras se separa en función del destino. El centro tiene capacidad para distribuir 80.000 envíos al día, aunque ha arrancado con una carga de trabajo de entre el 20 y el 25%. La plantilla está formada por profesionales de diversos sectores como ingenieros, responsables de operaciones, analistas financieros, especialistas en recursos humanos y mozos de almacén.

La elección

Una de las claves de la elección de Onda para el tercer megacentro de grandes paquetes de Amazon en España es su cercanía al puerto de València, que es la entrada de una parte importante de la mercancía. Como contrapunto, la firma destaca que facilita la venta a 1.500 pymes valencianas.

Amazon comenzó a expandirse en la Comunitat con naves de distribución en el 2017 con la apertura de una estación logística en Paterna. Desde entonces, la empresa ha abierto dos estaciones logísticas más en Alicante y Picassent, así como un centro de distribución de última milla de productos frescos (Amazon Fresh) en la capital del Túria. 

La apertura de la plataforma de Onda llega en un momento en el que Amazon ha pisado el freno en su despliegue en España. La firma ha paralizado los proyectos previstos en Reus (Tarragona), Celrà (Girona), Oiartzun (Vitoria) y Sevilla, que sumaban cerca de 150.000 metros cuadrados de suelo. El de Reus era el de mayor tamaño y se iba a levantar sobre una superficie de 80.000 metros cuadrados, garaje incluido. Los situados en Oiartzun y la provincia de Sevilla sumaban un total de 60.000 metros cuadrados, mientras que el ubicado en Celrà, el más pequeño, estaba diseñado para ocupar alrededor de 12.000 metros. 

El gigante digital también ha paralizado en Estados Unidos 12 plataformas ante la caída del comercio electrónico en el primer trimestre. La compañía elude revelar la inversión en Onda. La multinacional estadounidense, según datos de FDI Markets, destinó en el 2020 (año en el que activó el proyecto de Castellón) más de 227 millones de euros a su infraestructura logística en la Comunitat. Ese año también tenia en construcción su estación logística de Alicante.

Compartir el artículo

stats