Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El boom del mercado inmobiliario dispara los ingresos de la Generalitat Valenciana

La recaudación de la Agencia Tributaria Valenciana crece más de un 59% en lo que va de año gracias al tirón del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que se paga en las viviendas usadas

El aumento de las compraventas y el mayor precio de cada operación han elevado la recaudación de la Generalitat. / DAVID REVENGA

Propietarios y promotores no son los únicos que se están beneficiando del boom que vive el mercado inmobiliario alicantino desde el fin del confinamiento y, especialmente, desde el pasado verano. El aumento del número de operaciones y la subida de precio de los inmuebles también están contribuyendo a llenar las arcas públicas, en un momento en que es más necesario que nunca para pagar las facturas del mayor gasto social de la pandemia. Una mejora que se está dejando sentir particularmente en la recaudación de la Generalitat Valenciana que, al igual que el resto de gobiernos autonómicos, es la principal receptora de los impuestos que se pagan en las compraventas de inmuebles de segunda mano. Un segmento que en estos momentos acapara alrededor del 87% del total de transacciones.

Así, de acuerdo con los últimos datos disponibles, los ingresos de la Agencia Tributaria Valenciana (ATV) en la provincia de Alicante se han incrementado un 59,2% en los cinco primeros meses del año, hasta alcanzar los 416,7 millones de euros, frente a los 261 millones del mismo periodo de 2021. Un incremento bastante superior al registrado en el conjunto de la autonomía, donde la recaudación hasta mayo ascendió a 867,3 millones, un 37,5% más que en el ejercicio pasado.

Aunque lo cierto es que el aumento de recaudación se ha registrado en todos los tributos y tasas que gestiona el organismo autonómico, el principal motivo de un crecimiento tan elevado en la provincia hay que buscarlo en la evolución del denominado Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que con carácter general grava con un 10% las compraventas de viviendas de segunda mano, con algunas excepciones como las VPO o las operaciones de menores de 35 años que no alcancen determinada renta, a las que se aplica un tipo especial reducido.

Entre enero y mayo, la recaudación por este tributo en Alicante ascendió a 285,9 millones de euros, lo que supone un 68,1% más que en el mismo periodo de 2021. Unos resultados que, según la directora de la ATV, Sonia Díaz, reflejan tanto el incremento del número de operaciones que se ha producido en este periodo, como el aumento de los precios de los inmuebles.

Al respecto, hay que recordar que sólo en los primeros cuatro meses del año el número de compraventas de viviendas se disparó cerca de un 50% en la provincia, según el INE, y que el valor medio tasado de las casas ha subido un 8,7% en el último año, de acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Más herencias

Por otro lado, los datos de la ATV también reflejan un incremento muy significativo de los ingresos por el Impuesto de Sucesiones, que se abona al formalizar las herencias. En lo que va de año los pagos suman 53,1 millones de euros, un 52,9% más que en 2021. En este caso, el aumento tiene una doble explicación, según Sonia Díaz. Por una parte, las cifras recogen los últimos coletazos del aumento de mortalidad que se registró durante la pandemia, que se tradujo en un incremento de las herencias tramitadas. Pero, por otro lado, desde el organismo tributario autonómico también analizan si una parte de esta mayor recaudación se debe a la entrada en vigor del nuevo Valor de Referencia Catastral que sirve para calcular la base imponible de este impuesto y que está vigente desde el pasado 1 de enero.

Por su parte, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados recaudó 51,09 millones, un 30,4% más, mientras que las tasas y tributos relacionados con el juego generaron unos ingreso de 23,22 millones, un 54,2% más.

Por otro lado, Díaz destaca la escasa diferencia que existe entre los derechos tributarios reconocidos –es decir, los derechos de cobro que se generan a favor de la Administración-, que ascendieron a 901,1 millones a nivel autonómico, y los ingresos efectivos, que sumaron 867,3 millones. Un dato que indica el elevado grado de cumplimiento de los contribuyentes valencianos y también que, al menos por el momento, la incertidumbre que se cierne sobre la economía no ha empezado a hacer mella en la capacidad de pago de los mismos. En otras palabras, que no se está registrando un aumento de la morosidad.

Compartir el artículo

stats