Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iniciativas

Patronales y entidades económicas catalanas buscan una alianza sobre asuntos básicos de país

El objetivo es alcanzar acuerdos sobre cuestiones como la ampliación del aeropuerto para evitar voces discordantes

Presentación de la Copa América en Barcelona. REUTERS

Algo se mueve en el mundo económico catalán. Patronales y distintas entidades económicas están promoviendo en las últimas semanas encuentros para consensuar cuestiones esenciales para el país, según han confirmado fuentes conocedoras de esta iniciativa. Entre ellas destaca, por ejemplo, la ampliación del aeropuerto de Barcelona.

Todo ello se ha concretado en encuentros huyendo de los focos mediáticos. Alguna de estas reuniones de este grupo bautizado informalmente como G-8, aunque el número de integrantes es mayor, se concretó recientemente con una cena en la que participaron los máximos representantes de las patronales Foment del Treball y Pimec, así como entidades como Barcelona Global, el Cercle d'Economia, el RACC, el Col.legi d'Economistes, Femcat, la Cambra de Comerç de Barcelona o la Fira, según han confirmado algunas de las fuentes consultadas.

La consecución de la Copa América en 2024 en Barcelona, impulsada desde Barcelona Global y a la que se sumaron instituciones y entidades, ha cambiado el estado anímico ('mood') del mundo económico catalán y empujado a buscar consensos para lograr grandes objetivos de país. "Sí que es cierto que se ha impuesto en los últimos tiempos un clima o ambiente que empuja a la búsqueda de consensos en temas considerados esenciales", afirma algunas de las fuentes consultadas.

Uno de ellos es la ampliación del aeropuerto de Barcelona, un proyecto perdido de momento por el desencuentro entre el Govern y el Ejecutivo central. Los últimos datos conocidos esta semana sobre la baja ejecución de la inversión del Estado podrían también formar parte del debate.

Relevos

En algunas de estas entidades se van a producir relevos en sus cúpulas, pero el objetivo seguramente se mantendrá, ya que, en su conjunto, todas las organizaciones defienden el consenso en temas esenciales. Es el caso del Cercle d'Economia. El 12 de julio se batirán en las urnas dos candidaturas, por primera vez en 64 años, encabezadas por la economista y empresaria Rosa Cañadas; y el exconsejero delegado del Banc Sabadell, Jaume Guardiola. La pugna preelectoral, de hecho, ya ha comenzado con campañas por teléfono y la previsión de celebrar actos dirigidos a los alrededor de 1.300 socios de este selecto club que, en todo caso, tiene una gran capacidad de influencia, aunque hay quien afirma que ha perdido una parte.

También habrá cesión de testigo en Barcelona Global, organización en cuya asamblea en los próximos días está previsto que Aurora Catà, a quien se le atribuye gran parte del éxito de lograr la Copa América, sea relevada por Maite Barrera, fundadora y consejera delegada de la consultora financiera Bluecap y miembro del comité ejecutivo de Globant.

En el Col.legi d'Economistes, los relevos ya se han producido recientemente, con Carles Puig de Travy, consejero delegado de Crowe como decano, que sustituyó a Oriol Amat; o en Femcat, presidida por David Marín, consejero delegado de Inaccés Geotècnica Vertical, que recibió el testigo en enero pasado de manos de Elena Massot, consejera delegada de Vertix.

En este movimiento en busca de consensos, que se encuentra aún en estado inicial, participa también la Cambra de Comerç de Barcelona, de mayoría independentista, pero cuya presidenta, Mònica Roca, es más proclive al entendimiento con otras entidades e instituciones que su antecesor Joan Canadel, actualmente diputado por Junts per Catalunya.

Huir de los focos

La idea, por ahora, es huir del impacto mediático como el que conllevó la protesta en la antigua Estació del Nord de Barcelona con un clamor unánime con el lema: "Ja n’hi ha prou, centrem-nos en la recuperació" (Basta ya, centrémonos en la recuperación). Fue un movimiento que se constituyó para protestar contra la crispación política que arrastraba Catalunya y a favor del "diálogo" y los "consensos" para trabajar por una salida rápida y lo menos dolorosa posible a la crisis provocada por la pandemia. En aquel acto ya participó la Cambra de Comerç, con lo que demostró un primer acercamiento al resto de entidades económicas.

La Copa América ha resultado ser un revulsivo que ha demostrado que se pueden lograr grandes objetivos si se trabaja de forma conjunta, según las fuentes consultadas. La idea es que en este movimiento no haya protagonismos ni individualismos sino que las iniciativas o proyectos que se planteen se hagan de forma conjunta y consensuada, según las mismas fuentes.

Lo cierto es que de las denuncias de decadencia de hace unos años se ha pasado a un discurso algo más positivo. Lo resumió el actual presidente del Cercle, Javier Faus, quien en en la última reunión anual de este organismo quiso enterrar la imagen de decadencia pero trasmitió que el crecimiento en Catalunya en los últimos años es "en cantidad pero no en calidad” y pidió que se alinearan las Administraciones para “recuperar el liderazgo económico”. Es algo que reclama también Foment, que planteó a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau un catálogo de propuestas dirigidas a recuperar la Barcelona de la "ambición y valentía" por los grandes proyectos. En ello están ahora todos.

Compartir el artículo

stats